18 de septiembre de 2013 / 01:21 p.m.

En la Ciudad de México, donde “oficialmente” no hay homicidios del crimen organizado, se han abierto 280 averiguaciones previas por asesinatos cometidos con arma defuego del 5 de diciembre de 2012 al 31 de julio de 2013.

Aunque en este lapso han sido halladas personas decapitadas, amordazadas, con el tiro de gracia y calcinadas, en ninguno de esos casos la Procuraduría General de Justicia del DF consideró que se tratara de crímenes vinculados con la delincuencia organizada.

De acuerdo con un reporte obtenido por MILENIO a través de la ley de transparencia, ninguno de esos hechos ameritó enviar un “desglose” de la averiguación previa a la Procuraduría General de la República (PGR).

Esto significa que las autoridades capitalinas no consideraron necesaria la intervención del gobierno federal en ninguno de estos hechos ante la posibilidad de que estuvieran vinculados con el narcotráfico o cabecillas de grupos delincuenciales de “alto perfil”.

Según el documento, en la capital del país 78 presuntos asesinos, de 164 personas que han sido detenidas como probables responsables de las 280 indagatorias, fueron consignados ante un juez en lo que va de la actual administración.

Del 5 de diciembre de 2012 al 31 de julio en el Distrito Federal ocurrieron cuatro homicidios por decapitación. En estas averiguaciones previas las autoridades capitalinas argumentaron que el móvil fue “el delito de violencia intrafamiliar”.

Durante este periodo una víctima fue decapitada en la delegación Iztapalapa, dos en Tláhuac y una en Magdalena Contreras, esta última supuestamente estaba en disputa por la propiedad de un predio.

Aunque otros cadáveres fueron mutilados y aparecieron con el tiro de gracia o amordazados, la PGJDF refiere —con base en terminología jurídica— que no se pueden relacionar con la delincuencia organizada.

MILENIO formuló la siguiente pregunta en su petición: ¿Cuántos de estos homicidios (del 5 de diciembre al 31 de julio) tienen relación con la delincuencia organizada?

La respuesta fue: “Se precisa que en el Distrito Federal, de acuerdo con lo establecido en la ley contra la delincuencia organizada, en su artículo segundo, fracción tercera, por delincuencia organizada se debe entender: organización de hecho de tres o más personas para cometer, en forma permanente o reiterada, alguno de los delitos a que se refieren el artículo 254 del Código Penal Para el Distrito Federal”.

La PGJDF respondió que en ningún crimen se envió desglose a la PGR.

Las delegaciones donde más homicidios por disparo de arma de fuego se han cometido son Iztapalapa, con 57 crímenes; Gustavo A. Madero, con 55; Cuauhtémoc, con 32, y Venustiano Carranza, con 28.

Además de Álvaro Obregón, con 18; Miguel Hidalgo, 16; Tláhuac, con 14; Azcapotzalco, con 13, y Tlalpan, con 10.

Durante el periodo de referencia, 22 mujeres fueron asesinadas con arma de fuego, crímenes que la autoridad considera que “no reúnen las características establecidas en el tipo penal de feminicidio”.

La procuraduría estableció que “los homicidios dolosos en el Distrito Federal no pueden considerarse ejecuciones, ya que no se contempla dicho tipo penal en el Código Penal, por tanto si no hay tipo penal no hay delito”.

Señaló que en ninguno de los crímenes se encontraron narcomensajes o mensajes de los probables autores intelectuales o materiales.

Sin embargo, la PGJDF manifestó que de los 78 presuntos homicidas consignados por asesinatos en el DF, “conforme avancen las investigaciones la cifra se incrementará”.

Por otra parte, a más de un año de que se anunció la “desarticulación” de La mano con ojos, organización delictiva que perpetró presuntas narcoejecuciones en Tlalpan, el gabinete de seguridad del Gobierno del Distrito Federal entró a finales de agosto de 2013 en alerta, porque se localizaron en esa delegación ocho cuerpos con características de asesinato del crimen organizado.

Cadáveres encajuelados, con el tiro de gracia y en vehículos incendiados han sido encontrados; las líneas de investigación apuntan a víctimas de secuestro y homicidios relacionados con la lucha por el control de la venta de droga en la capital del país, señalaron funcionarios de la procuraduría capitalina.

El crimen más reciente fue en Tlalpan. En la carretera Picacho-Ajusco, colonia Chimilli, la policía encontró un vehículo incendiado con dos cadáveres en su interior. Se trataba de un Ford Focus matrícula 799ZBA, abandonado en el cruce de Ferrocarril de Cuernavaca.

— IGNACIO ALZAGA