12 de febrero de 2013 / 12:12 a.m.

Guadalupe.- • En el domicilio marcado con el número 102 del callejón Santa Fe, de la colonia Las Sabinas, solo se escuchan lamentos. El llanto de la madre, abuelos, tíos y primos de Moisés Alejandro Rojas Juárez caló a los habitantes del sector, que se sumaron a la pena.

Después de tres días de incertidumbre por la desaparición del niño de 8 años de edad, ahora impera la tristeza al confirmarse su deceso. Las esperanzas de encontrarlo con vida se terminaron cuando Yovanna Rojas Castillo, su madre, reconoció el cuerpo en el anfiteatro del Hospital Universitario.

Ella salió a las 6:30 horas rumbo al nosocomio y cuatro horas después, junto a su madre, regresó con el semblante serio. Apenas ambas cruzaron el umbral de la puerta y dejaron escapar el llanto.

Tras conocer las primeras impresiones de su hija, el señor Agustín Rojas Castillo salió de la casa, tomó asiento y fue recibiendo a los familiares, amigos y conocidos que llegaron a dar el pésame.

"Él era un niño alegre, juguetón, travieso… ahora, pues, ya se nos acabó, ni modo, no podemos hacer nada… únicamente, yo quiero que las leyes carguen todo el peso sobre él, porque lo que hizo es una barbaridad, una crueldad", dijo a los medios.

El hombre, que casi en todo momento lució sereno, recordó a su nieto, el consentido, quien dormía con él y su esposa, la señora Baudelia Ramírez. Ocho años tuvo la oportunidad de criarlo, de verlo crecer como un niño juguetón y estudioso.

"Moyito siempre fue el consentido de aquí de la casa, porque era el que estaba con nosotros, pero ya no tiene caso hablar, porque ya me lo quitaron; Dios lo tenga en su santa gloria a mi niño", dijo.

De acuerdo al reporte del forense, el niño murió asfixiado y su cuerpo presentaba múltiples golpes. Conocer esta noticia, dolió y llenó de coraje a sus familiares.

Si bien, la pérdida es irreparable, don Agustín pidió a los padres de familia cuidar a sus pequeños.

"Que cuiden mucho a sus hijos, que los protejan, hay mucha gente mala que no tiene corazón, no tiene conciencia, son crueles con los inocentes, un niño no tiene la culpa de nada, por qué los martirizan de ese modo si son inocentes", señaló.

Por las calles de la colonia Las Sabinas, mujeres incrédulas de lo sucedido, no podían evitar voltear a la casa de la familia Rojas. Algunas llegaban a dar el pésame, otras simplemente agachaban la cabeza.

"Es increíble que haya pasado esto, siempre ves aquí lleno de niños, salen todos a jugar, todos nos conocemos, es una colonia muy vieja y, aunque hay gente que a lo mejor no es un ejemplo, pero nos cuidamos entre todos, a mí me da miedo por mis nietas; no te imaginas nunca que les pueda pasar algo así", comentó una vecina.

En tanto, los pequeños que acostumbraban a jugar con "Moy" sabían que ya no estaría más con ellos. Su inocencia les permitió continuar jugando sin preocupaciones en la calle.

"Era mi amigo, bueno más de mi primo, pero si jugábamos aquí a la pelota, mi mamá me dijo que se murió y me puse triste", dijo el pequeño Gustavo.

Personal del DIF de Guadalupe y del Estado acudieron a ofrecer el apoyo económico para realizar los funerales de Moisés Alejandro, que se realizarán en las capillas Del Pueblo, ubicadas en la colonia 13 de Mayo.

Ahora la preocupación de los familiares es obtener el cuerpo del menor, pues debido a las pruebas de ADN podría ser hasta el miércoles cuando se los entreguen, según informó un familiar.

Sandra González