20 de junio de 2013 / 12:42 a.m.

Ciudad de México • Andrés Granier Melo, ex gobernador de Tabasco, presentó su declaración por escrito y enviada por telégrafo en la investigación por un quebranto financiero que inició la Procuraduría General de Justicia de la mencionada entidad, donde negó haber cometido alguno.

Granier manifestó categóricamente que no cometió delito alguno en relación con los hechos que se investigan en el procedimiento conducido por la procuraduría estatal.Asimismo, aseguró que no instigó, ideó, realizó o encubrió acciones u omisiones que causalmente generaran un menoscabo del erario público del Estado de Tabasco o un enriquecimiento indebido de su parte.

El ex gobernador volvió a culpar al PRD, pues señaló que de acuerdo con su naturaleza y fines, está demostrando que su único propósito es el de permanecer en el ejercicio del poder estatal en Tabasco, sin importar los medios y en perjuicio de la alternancia política. Por tal motivo, es que procede de la forma en la que lo hace en su caso.

A través de un comunicado emitido por el despacho del abogado Eduardo Luengo Creel, Andrés Granier expresó:

"De acuerdo con el ambiente penal democrático que se desarrolla actualmente en el país, las autoridades del Estado Mexicano tienen como un deber elemental el impedir el desarrollo de un juicio paralelo porque éste afecta los Derechos Humanos del gobernado, a través de canales que no son los institucionales y procedentes".

"Expuso, además, que no debe perderse de vista que respecto de las atribuciones que se le formulan todos los actos que realizó como gobernador estaban sujetos –como suprema expresión de un Estado de Derecho- a los controles difuso, convencional y constitucional que impiden la arbitrariedad, la injusticia y la inmoralidad pública".

RUBÉN MOSSO