REDACCIÓN
23 de agosto de 2013 / 01:37 p.m.

Monterrey.- • El albañil que el pasado mes de julio asesinó a un supuesto amigo y lo sepultó en una fosa clandestina que cavó con sus manos en el patio de su domicilio en la colonia Mederos, al sur de la ciudad, fue declarado formalmente preso por el juez quinto penal de Monterrey.

 

Armando Caballero Aguilar, "El Mando", fue considerado presunto responsable de violación a las leyes de inhumación y exhumación de cadáveres, y homicidio calificado.

 

El incurrió en esos delitos al haber asesinado al pepenador Eusebio Villa Puente, apodado "El Chemo", de 54 años de edad, a quien victimó a golpes el pasado 13 de julio en su casa ubicada en la mencionada colonia.

 

De acuerdo a las investigaciones que realizaron los elementos de la Agencia Estatal, en esos hechos también estuvo involucrada una pepenadora que fue identificada como Maricela Pérez Gómez, quien después de permanecer 30 días arraigada con "El Mando", finalmente recuperó su libertad.

 

Esto, porque el juzgador consideró que no se habían reunido suficientes elementos para atribuirle alguna responsabilidad al respecto.

 

Tras ser detenido, el presunto homicida aseguró que atacó a golpes a pepenador, cuando lo sorprendió en el segundo piso de su domicilio tratando de sostener relaciones sexuales con dicha mujer.

 

Dijo que horas antes de los hechos habían estado ingiriendo bebidas embriagantes en un negocio de compra-venta de chatarra y luego él se retiró a beber a una plaza y hasta en la noche regresó a su casa y se percató que el pepenador se había introducido a su domicilio sin ninguna autorización.

 

El acusado explicó que esa situación le molestó, por lo que comenzaron a discutir y a enfrentarse a golpes.

 

Agregó que lo derribó y ya en el suelo lo golpeó con un pedazo de bloque hasta que quedó inconsciente y luego con ayuda de la mujer lo lanzó desde el segundo piso hasta el patio trasero de la vivienda donde lo sepultó.