4 de abril de 2013 / 02:23 a.m.

La Procuraduría General de Justicia del Estado informó que se recabó la declaración de los reclutadores Francisco Cevallos Arguijo y Jesús Felipe Hernández Lara, en calidad de indiciados.

 Monterrey.- • La declaración de dos reclutadores, en calidad de indiciados, y el aseguramiento del inmueble donde operaba Chamba México son parte de la indagatoria sobre el presunto fraude contra cientos de buscadores de empleos en el extranjero provenientes de otros estados.

En un comunicado emitido por la Procuraduría General de Justicia del Estado, se establece que los nombres de los indiciados son Francisco Cevallos Arguijo y Jesús Felipe Hernández Lara, provenientes de Torreón y Reynosa, respectivamente, a quienes, tras una orden judicial, se les aplicó medida precautoria para su localización en caso de requerirse posteriormente.

La Procuraduría informó también que se incautó papelería diversa relacionada con la actividad del negocio, pero aclaró que no se localizó papelería oficial vigente de los denunciantes, como pasaportes o algún otro documento original.

La dependencia estatal precisó que, desde el 31 de marzo a la fecha, se han recibido alrededor de 180 denuncias contra la empresa Chamba México Agencia de Empleos, que provienen de afectados tanto de Nuevo León como de los estados de Sinaloa, Coahuila, Sonora, Nayarit, Tamaulipas, Jalisco, Baja California Norte y Durango.

En el mismo comunicado, se hace un llamado a los ciudadanos, que también hayan sido afectados por esta empresa en otras entidades de la República mexicana, que procedan a presentar su denuncia en la entidad en donde se dieron los hechos.

La instancia de gobierno destacó que los denunciantes recibieron en todo momento atención jurídica, alimentaria y de albergue por medio de las dependencias que son responsabilidad de esta Procuraduría, mientras se realizaban las diligencias primarias.

En la diligencia, tras una orden de cateo, otorgada por un juez, al domicilio marcado con el número 1553 de la calle Treviño, se recabaron huellas dactilares y formatos de recibos membretados, publicidad impresa, listados de trabajadores y fotocopias de documentos personales de diversos afectados.

REDACCIÓN