29 de marzo de 2013 / 08:48 p.m.

Ciudad Juárez • Cientos de habitantes de la fronteriza Ciudad Juárez subieron hoy hasta el Cerro del Cristo Rey, en la frontera con Estados Unidos, para realizar la representación del vía crucis y pedir a Dios por la paz de la urbe, escenario de unos 10 mil asesinados en los últimos cuatro años.

La peregrinación comenzó a las 9.00 hora local (16:00 GMT) cuando los participantes caminaron más de cinco kilómetros hasta la cima de la montaña donde se encuentra la cruz de Cristo Rey.

Allí se congregaron hermanadas personas que viven en la urbe fronteriza mexicana de Ciudad Juárez y gente de El Paso, Texas (EU).

Unas seiscientas personas de ambas comunidades acudieron a la escenificación del trayecto de Jesucristo cargando su cruz, con una corona de espinas, hasta ser crucificado.

Luego de la Pasión de Cristo, el sacerdote católico Kevin Müllins ofició una misa en donde pidió por la paz de Ciudad Juárez y rezó "por las almas de todas las víctimas de la violencia" en México.

"Pedimos por todos los que han muerto en los últimos años y por la paz de esta ciudad, que vengan tiempos mejores", dijo Müllins a Efe.

Para el sacerdote estadunidense, "hoy es un momento importante para que las necesidades de esta ciudad sean escuchadas", apuntó.

Martín Aguilar, quien dio vida en la escenificación a un guardia romano, contó que decidió participar en ella después de que un miembro de su familia fuera asesinado a tiros en 2011.

"Es una manera de recordar uno de los peores momentos de Jesucristo y pedir por mi familiar y por Ciudad Juárez en general", dijo.

Localizada en el norteño estado mexicano de Chihuahua y con 1.3 millones de habitantes, Ciudad Juárez está considerada como una de las urbes más violentas del mundo, aunque la inseguridad se ha reducido en los últimos meses con la introducción de agresivos programas sociales.

En 2010 se registraron más de 3 mil 100 homicidios en esta ciudad vecina a la estadounidense El Paso, mientras que en 2011 la cifra de muertes violentas descendió a cerca de 2 mil personas, después de haber alcanzado 8 mil víctimas en 2008.

La violencia se atribuye a la disputa entre grupos criminales rivales, presumiblemente del cártel de Sinaloa, dirigido por Joaquín "El Chapo" Guzmán, y el de Juárez, encabezado por Vicente Carrillo Fuentes.

De acuerdo a la última evaluación de autoridades locales, los asesinatos se redujeron en un 70 % durante 2012 en comparación con el año anterior.

EFE