7 de julio de 2013 / 09:47 p.m.

México • Orgullosa de ser mexicana y de poder llevar a otros países un crisol de las culturas indígenas a través de su música, la cantante Lila Downs adelantó que el concierto que ofrecerá el próximo 29 de septiembre en el Auditorio Nacional estará dedicado a las mujeres y tendrá entre sus invitados especiales a la Sonora Santanera.

La ganadora de un Grammy Latino y un Grammy Americano aseguró que el Auditorio es un recinto muy especial para todos los artistas, "creo que es un lugar que impone y debes tener la fuerza musical para poder ofrecer un buen espectáculo, pero también creo que es un lugar muy íntimo que te permite llegar al corazón del público".

Ésta será la tercera vez que Lila Downs se presentará en el "Coloso de Reforma", lugar que, dijo, le emociona, pero también la estresa demasiado, "porque siempre está la incertidumbre de si lo vas a llenar y por ofrecer un espectáculo de calidad".

Para esta ocasión, Downs desea ofrecer al público una noche especial, por lo que prepara algunas sorpresas, entre ellas, algunos temas nuevos en su repertorio e invitados especiales como La Sonora Santanera.

La cantante también dijo estar muy emocionada porque por primera vez realizará una presentación en Cuba, "este sueño se concretó porque trabajé hace tiempo con la cantante colombiana Totó La Momposina y ella fue el enlace para que este concierto se pudiera realizar".

Además de su gira, que incluye países como Turquía, Francia y Estados Unidos, Lila Downs será la imagen oficial del Festival Guelaguetza 2013, que tendrá lugar en Oaxaca los días 22 y 29 de julio próximo.

"Para mí es muy importante que los mexicanos y la gente de otros países sepan que sobreviven los idiomas indígenas, los símbolos prehispánicos y las influencias de la llamada tercera raíz, porque en ocasiones nos negamos a aceptarlo o los desconocemos", aseguró la cantante en entrevista con Notimex.

Abundó que uno de los temas que siempre le han preocupado es la situación de las mujeres indígenas, aquellas que no tienen acceso a la educación, que sufren discriminación o que son víctimas de violencia, "creo que son esas mujeres las que merecen todo nuestro apoyo y yo trato de contribuir con un granito de arena".

La intérprete de temas como "Palomo del comalito (La molienda)" y "Pecadora" ha dedicado sus canciones lo mismo a mujeres que cruzan la frontera, como a las que muelen maíz, las que hacen tortillas o las que curan con hierbas, "porque todas esas mujeres han transformado mi vida y me han hecho más fuerte".

El camino no ha sido fácil, aseguró, "han tenido que pasar 20 años para llegar a donde estoy ahora, pero cuando uno ama lo que hace se mantiene encendida esa llama que nos impulsa a seguir adelante, es incómodo cuando me dicen que soy más reconocida en el extranjero que en mi propio país".

Recordó que durante sus primeros años como cantante tuvo que tocar puertas y sus discos no contaron con el apoyo que ella hubiera deseado, "creo que me acostumbré a estar contracorriente, incluso sufrir discriminación, pero nunca perdí la esperanza, mi mayor motivación siempre ha sido hacer lo que me gusta".

Downs se dijo orgullosa de sus raíces oaxaqueñas, "porque me enseñaron a ser humilde, a ser parte de una comunidad, preocuparme por lo que pasa a mi alrededor y hablar de ello a través de los temas que interpreto".

En casi 20 años de trayectoria, la intérprete ha lanzado al mercado los discos "Sangre" (1994), "La Sandunga" (1999), "Árbol de la Vida" (2000), "La línea" (2001), "Una sangre" (2004), "La cantina" (2006), "Ojo de Culebra" (2008) y "Pecados y Milagros" (2012).

Sus canciones fusionan la música tradicional mexicana con el blues, el jazz, el soul y la raíz africana, además de ser interpretadas en el idioma de las culturas mixteca, zapoteca, maya y náhuatl.

NOTIMEX