26 de octubre de 2013 / 10:13 p.m.

David Ferrer defenderá ante el ruso Mikhail Youzhny el título que conquistó el pasado año en el Torneo de Valencia, tras superar con autoridad a Nicolás Almagro, por 6-2 y 6-3, en poco más de una hora de juego.

El tenista alicantino ejerció de primer cabeza de serie ante un Almagro que nunca se sintió cómodo en la pista y que estuvo a merced de un Ferrer muy consistente, que buscará el domingo su cuarto título en Valencia y el tercero de la temporada.

El partido no fue muy brillante, tan sólo en algunas fases del segundo set ambos tenistas ofrecieron puntos de gran calidad, pero la irregularidad del jugador murciano impidió ver un duelo más competido.

El primer set arrancó con ambos jugadores haciendo buenos sus servicios hasta que en el cuarto juego Almagro se complicó él solo y se metió un lío. Ambos tenistas se mostraron entonces muy irregulares y ante tanto error salió ganando Ferrer. Consiguió convertir la segundo bola de quiebre de la que dispuso para cobrar ventaja.

El alicantino consolidó la rotura con un último punto curioso. El árbitro principal cantó fuera una bola de Almagro y éste pidió el 'Ojo de halcón', justo en ese momento falló la señal de vídeo de las pantalla del Ágora y Félix Torralba tuvo que ser informado por línea interior de que las imágenes corroboraban su decisión.

Almagro con 4-1 en contra trató de aguantar en el partido, pero la consistencia de Ferrer se le atragantó y tras una doble falta concedió un nuevo punto de quiebre en el octavo juego que Ferrer aprovechó para apuntarse la primera manga por 6-2.

En la segunda manga, Almagro siguió sin ofrecer buenas sensaciones en la pista y en el cuarto juego concedió dos bolas de 'break', pero las salvó con dos grandes puntos que le animaron en su tenis. Fue su mejor momento en el partido, firmando algunos puntos espectaculares, pero en frente tenía un Ferrer que nunca se descompone.

El de Jávea esperó su momento y éste llegó en el octavo juego. Además fue con una doble falta con la que Almagro concedió su servicio. Luchó el pupilo de Samuel Sánchez por agarrarse al partido y dispuso de su primer punto de quiebre del partido cuando Ferrer servía para ganar, pero no lo aprovechó y dejó vía libre a su compatriota para defender el título.

EFE