23 de noviembre de 2013 / 02:14 a.m.

Aquivaldo Mosquera (América)

El defensa colombiano ha retomado el nivel que lo llevó a Europa y su presencia en la zaga fue sumamente importante para las Águilas del América. Su liderazgo se hace notar, siendo el bastión de la mejor defensa del torneo, al permitir solamente 12 goles. El capitán americanista tuvo descanso hacia el final del torneo, aun así participó en 14 encuentros, todos como titular. Fue amonestado en sólo tres ocasiones y no fue expulsado.

Felipe Baloy (Santos)

El panameño empezó el torneo en la banca debido a problemas físicos y constantes convocatorias con su selección, la zaga lagunera estaba funcionando de manera atinada y no era necesaria su presencia. Una lesión de Néstor Araujo le permitió hacerse de un lugar en el once inicial el cual aprovechó, demostrando su presencia física. Jugó diez partidos en el torneo (ocho como titular), lo amonestaron dos veces y no pudo marcar gol.

Rafael Márquez (León)

Regresó el Kaiser y el León lo notó. El zamorano demostró durante el presente torneo su calidad, esa misma que lo llevó a ser figura del Barcelona al lado de Puyol. Su técnica individual es innegable y a pesar de que sus recorridos defensivos no son tan largos, todo es compensado con la ubicación que le aporta su experiencia. Jugó 14 partidos y en todos salió desde el once inicial. Marcó un gol de penal en la victoria frente a Puebla por 3-1 de la jornada 13, en ese mismo juego salió expulsado. Además tuvo otro cartón amarillo en el torneo.

Luis Amaranto Peréa (Cruz Azul)

La defensa del Cruz Azul se ubicó como la tercera mejor del torneo, mucho tuvo que ver la colaboración del colombiano en la zaga de la escuadra de la capital del país. Disputó 15 encuentros y en todos acumuló los 90 minutos. Los dos partidos que no participó, se debieron a los llamados de su selección para las eliminatorias de la Conmebol. Además de su solvencia al defender, logró marcar un gol en el torneo y tan sólo fue amonestado en una oportunidad.

Paulo César da Silva (Toluca)

Con su retorno a Toluca y la llegada de Saturnino Cardozo, el central paraguayo brilló como en los viejos tiempos cuando hacían un infierno para los visitantes el estadio Nemesio Diez. La defensa escarlata permitió 17 goles en el torneo y se ubicó como la tercera mejor de la Liga, empatada con Cruz Azul. Da Silva participó en 16 partidos, todos como titular con tan sólo tres tarjetas amarillas. Además, el capitán del Toluca se dio el lujo de anotar tres goles para ayudar a su equipo a terminar como el más goleador del torneo.

Joel Huiqui (Monarcas)

El central de Morelia participó en la Copa Oro y a su regreso fue titular indiscutible en la defensa michoacana, ingresó de cambio en la segunda jornada en la derrota frente a Toluca 3-4 y fue expulsado injustamente por el árbitro, dicha sanción fue revocada. En total, jugó 16 partidos y en 15 fue titular. Además de esa expulsión fue amonestado tres veces y colaboró con un gol.

Yasser Corona (Querétaro)

El ex jaguar sorprendió este torneo con su cambió de posición. Ignacio Ambriz decidió probarlo en la central y fue una revelación en la zaga queretana. Disputó 16 partidos como titular, recibió una amonestación y convirtió un gol. Sin duda fue la pieza más importante de la zona defensiva de un Querétaro que sorprendió con su ingreso en la Liguilla.

Juninho (Tigres)

El defensor brasileño comandó la defensa de los Tigres que debió sufrir de más debido a la lesión de Hugo Ayala. A pesar de eso logró junto con su equipo la ansiada calificación a la Liguilla. La defensiva felina recibió 20 goles a lo largo del torneo pero sin la presencia del brasileño todo hubiera sido un caos. Juninho jugó los 17 partidos de la fase regular como titular y acumuló tres amonestaciones. También fue pieza importante con cuatro goles que generaron puntos para los Tigres.

EDUARDO ESPINOSA G.