2 de julio de 2013 / 01:05 a.m.

El presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), José María Marín, defendió hoy sus acciones durante la dictadura en su país y dijo ser "un verdadero demócrata", ante las críticas sobre su postura en aquella época.

Marín respondió así tras ser preguntado sobre el asesinato del periodista Vladimir Herzog en 1975 durante la dictadura militar.

El directivo negó que en la época pidiera actos de represión contra el periodista, que entonces era director de información de la TV Cultura.

Explicó que había oído quejas de que el canal no divulgaba información de las obras realizadas por el entonces gobernador de São Paulo, Paulo Egydio Martins, y sólo dijo que eso debía ser examinado.

"O el gobernador no tenía nada de lo que quejarse o el periodista estaba equivocado. Yo dije que eso tenía que ser examinado", indicó.

Entonces Marín era diputado estatal por la Alianza Renovadora Nacional (ARENA), vinculada al régimen militar. Posteriormente fue vicegobernador y gobernador de Sao Paulo.

"Tal vez usted todavía cree que una mentira dicha mil veces se convierte en la verdad", le dijo el directivo al periodista que preguntó sobre el tema en una rueda de prensa para hacer balance de la Copa Confederaciones, que terminó el domingo con la final entre España y Brasil.

"No me arrepiento de ningún acto de mi vida. Nunca actué con malicia contra nadie, soy un verdadero demócrata ", añadió.

Marín dijo que las críticas contra él "obviamente tienen que ver con las próximas elecciones de la CBF, en las que no seré candidato. Mi único trabajo es dar alegrías a la afición de Brasil. No tengo ninguna ambición política aparte de eso", dijo.

EFE