16 de junio de 2013 / 03:39 p.m.

México • Tras una gran expectativa, el Autocinema Coyote dejó un buen sabor de boca entre las personas que, ya sea por morbo, culto o simple curiosidad, asistieron a la función de medianoche para ver por primera vez el clásico porno Garganta profunda a través de su parabrisas.

La cinta estelarizada por Linda Lovelace, agotó localidades y alrededor de 200 autos se dieron cita en el lugar, que fue vestido especialmente para la ocasión.

Penes, senos y una pareja desnuda teniendo sexo oral, eran algunas de las figuras de chocolate que se vendían en la dulcería, además de que también se anunciaba un kit especial de golosinas afrodisiacas, mientras que en la marquesina de entrada se anunciaba una noche especial que exigía identificación para poder ingresar.

Risas nerviosas y miradas atentas fueron las constantes que predominaron a lo largo de la proyección Triple X, que causó conmoción en su época por romper todo tipo de esquemas.

René Cárdenas, estudiante de 21 años, fue el primero en llegar al autocinema acompañado de su novia; aseguró no haber visto el filme antes y mostró su gusto por compartir otras experiencias con su pareja.

"Desde hace tiempo queríamos venir a ver una película y escogimos ésta porque teníamos curiosidad, creo que es una forma diferente de convivir saludablemente, solo buscamos hacer cosas diferentes", comentó el joven, quien expresó su gusto por el sitio.

Los demás automóviles que iban uno a uno ingresando se distinguían por llevar en su interior parejas, y no se notaba una edad predominante, ya que tanto adultos mayores, como veiteañeros, accedían por igual.

Una vez instalados y pasadas las 12:00 horas, los presentes gozaban del filme sin tapujos; algunos sentados en las cajuelas y otros simplemente en la comodidad de su auto, veían cómo la protagonista descubría que su clítoris estaba en su garganta.

Al intermedio, el comediante Luigi Gómez hizo reír a los presentes con su stand-up con chistes de contenido sexual, mientras que los elementos de seguridad del lugar pasaban constantemente entre las hileras de los carros, para que todo transcurriera sin incidentes.

"Mucha gente piensa que los autocinemas se pueden prestar para tener relaciones sexuales y más al escuchar que estamos proyectando una película porno; sin embargo, yo digo orgullosamente que Autocinema Coyote ha creado una comunidad muy de cinéfilos que de verdad vienen a ver la película", dijo Isaac Ezban, uno de los socios fundadores del autocinema, quien se mostró sorprendido por la respuesta del público.

"Se agotó la función días antes, estamos contentos que haya respondido tan bien la gente, creo que creamos una experiencia diferente al incluir otras cosas además de ver la cinta, eso es lo que atrae a las personas", agregó Ezban.

Ante el éxito, los organizadores contemplan con cautela el incluir a su cartelera otra película pornográfica.

"Vamos a ver cómo resultan los comentarios después en redes sociales y todo eso, todavía no puedo confirmar cuándo se podría repetir algo así, pero por ahora durante este mes y el siguiente va a ser la única ocasión", mencionó Ezban.

Claves

Porno fans

- Los boletos para asistir al evento fueron adquiridos vía internet, a través de la página oficial del Autocinema Coyote.

- Los asistentes llegaron alrededor de una hora antes para tener la mejor vista posible a la pantalla, ya que no se tuvieron lugares asignados.

- Los snacks afrodisiacos que se vendieron en la dulcería también incluyeron palomitas con canela, fresas con crema y té con hierbas.

- Algunos asistentes señalaron que les gustaría ver otros clásicos de cine pornográfico en el lugar.

IVÁN CASTAÑEDA