30 de mayo de 2013 / 12:59 a.m.

San Luis Acatlán • Se fractura la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias y dos de sus comandantes de la policía comunitaria, con 200 integrantes más, abandonan sus filas para incorporarse a la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero.

Los comandantes Miguel Morán Melitón y Paula Silvia Florentino (quien encabezó la detención de ocho policías preventivos de San Luis Acatlán, el pasado 10 de mayo), informaron que se van de esa organización indígena y se incorporarán al Sistema de Seguridad Ciudadana de la UPOEG, con las 200 personas que dirigen en San Luis Acatlán y Malinaltepec.

El domingo 26 de mayo, autoridades de la Casa de Justicia de San Luis Acatlán, lideradas por el coordinador Eliseo Villar Castillo, ordenaron la destitución de dos comandantes, así como de los hermanos Cirino y Bruno Plácido Valerio, a los que se acusa de dividir y traicionar a la CRAC.

Miguel Morán dijo que no se le puede acusar de traición cuando desde hace 17 años han luchado para que los indígenas tengan un lugar en la sociedad y sean escuchados ante el olvido de las autoridades establecidas.

Vía telefónica, aseguró que la CRAC debe de entender que son tiempos de acción y no de divisionismo, que se debe de brindar a las comunidades la paz y el desarrollo que merecen y no dedicarse a dividir a las comunidades.

La ex comandante Paula Silvia Florentino dijo que no se está tomando en cuenta a las comunidades para participar en las decisiones de la CRAC, y que por ello buscaron otro sistema de seguridad.

“No han entendido que destituir a los comandantes regionales solo está desarticulando a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias.

“No hay traición cuando se busca el desarrollo de nuestros pueblos, qué van a hacer si las comunidades fundadoras de la CRAC deciden unirse a la UPOEG, que como sistema de seguridad ciudadana ha ganado terreno y han dado los resultados que nuestros pueblos esperaban”, dijo.

Por su parte, Apolonio Cruz Rosas, comisario de Santa Cruz del Rincón, anunció la realización de un foro en el que participen todas las comunidades indígenas para regresar a las autoridades comunitarias a los principios básicos de la fundación de la policía comunitaria.

También anunció la visita de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en el municipio de Marquelia, en la región de la Costa Chica, donde se desarrollará un programa para las víctimas de la violencia.

Se prevé para el próximo 12 de junio una reunión con las autoridades de la Marina Armada de México y el Ejército mexicano, para dar certidumbre a las nuevas autoridades comunitarias.

 — JAVIER TRUJILLO