27 de julio de 2013 / 01:40 p.m.

 

Monterrey • Tras dos años al frente, Graciela Buchanan Ortega sale "agobiada" como presidenta del Tribunal Superior de Justicia por la cantidad de proyectos de modernización e infraestructura que presume entregar y por los que le faltó cristalizar.

La funcionaria saliente explica que además de los proyectos de la construcción de edificios, también intentó hacer un Poder Judicial más humano.

"Me siento bastante agobiada por la terminación de todos los proyectos. De hecho, el lunes se entregan las instalaciones del Palacio de Justicia de Montemorelos, estamos terminando con toda la redistritación y todo lo que conlleva".

La magistrada que deja su cargo el 1 de agosto, señala que trabajó en tres ejes y aquí los desmenuza.

"El primero fue la modernización del Poder Judicial desde todos los aspectos infraestructura, tecnología e informática y el segundo es difundir al exterior. El usuario tiene el derecho de saber qué es el Poder Judicial, sé que antes no había tenido esa proyección porque tal vez los que estaban al frente de esta administración eran un poco más en la política de ser un poco más reservado, yo no lo soy".

"Además, la humanización del servicio de justicia, buscar que los que trabajan aquí que tengan una capacitación, pero además tengan una formación y oportunidad, hemos dado ciclos de cursos, grupos de teatro, en los eventos del Día de las Madres, tenemos bailoterapia, manualidades y club de lectura", establece.

Quedan en el tintero…

Afirma que se quedan proyectos que están por realizar o ejecutarse como el Palacio de Justicia de Adolescentes Infractores en Escobedo, cuyo terreno e ingenierías están listas, pero que licitación se ha diferido porque se acaba de liberar el permiso de uso de suelo.

"Otro proyecto es la ampliación del Palacio de Justicia en el Topo Chico, ¿por qué ahí? Porque las cargas de trabajo han sido excesivas, el narcomenudeo, el nuevo sistema de justicia, la creciente de asuntos penales, se creó un diseño para que se realice en el estacionamiento".

"Otro proyecto que es inminente es una torre judicial porque el término de los arrendamientos que ya están pactados o la opción es estrenar otro piso más, la política de mi administración es: ‘Sin una renta más’, todos los espacios han sido dados en comodato", señala.

Buchanan hace un recuento de lo que realizó, al presentar el proyecto para que se publiquen los edictos por internet, y el acuerdo firmado con Tamaulipas, aunque falta Coahuila y el DF, para que los exhortos ya no sea hechos por el Poder Judicial o por los litigantes sino que sean por vía electrónica.

Y la Corte de Reintegración Familiar, que se presentó al congreso que se basa el modelo de justicia terapéutica que tiene la Corte de Tratamiento de Adicciones.

"No tengo nada que me cuiden, seguramente pude haber cometido errores como cualquier humano comete, pero no tengo ninguna preocupación por actos indebidos, corrupción, no necesito cuidarme la espalda porque la he cuidado toda mi vida para trabajar en forma honesta", dijo.

MARILÚ OVIEDO Y EDUARDO MENDIETA SÁNCHEZ