30 de agosto de 2013 / 01:41 p.m.

México  • Francisco Arroyo Vieyra, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, aseguró que antes de concluir su gestión dejará las condiciones de seguridad, debate y las herramientas técnicas para que “muy prontito” se apruebe en San Lázaro la Ley del Servicio Profesional Docente.

“Esa ley va a salir muy prontito, más pronto de lo que piensan. Dejaré las condiciones deseguridad, debate y herramientas técnicas para que mi sucesor panista la someta al pleno antes de lo que se imaginan…”

—¿El nuevo presidente de la Mesa Directiva se estrenará avalando esa ley?

—Le voy a dejar todo para que lo logre…

El priista indicó que los partidos están obligados a superar las reticencias que hay en varios sectores del país, como en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), las cuales calificó de “antisistémicas con un perfil anarcotrotskistas”.

“Hay reticencias que no se pueden evitar, que son antisistémicas, tienen un perfil anarcotrotskista. De repente nos encontramos que los maestros dicen que no a las leyes, pero no nos dicen cómo sí; cuando 93 por ciento están jalando con la reforma educativa dispuesto a capacitarse y evaluarse, a formar parte del proyecto transformador del país”, detalló.

EIndicó que México tiene 10 años de retraso en las reformas trascendentales, por lo que los beneficios de las leyes educativa, laboral y de telecomunicaciones recién avaladas tardarán en dar resultados.

“Las reformas coyunturales pueden darse muy rápido; las estructurales tardan un poco más pero son para siempre. En una (reforma) hacendaria o energética sus resultados se irán viendo paulatinamente”, dijo.

Al hacer un balance de lo que fue su gestión al frente de la Cámara de Diputados y del Congreso de la Unión calificó como “muy intenso” el primer año de la 62 Legislatura, sin embargo, adelantó que será más “difícil” el arranque de este segundo periodo, toda vez que se discutirán las reformas energética y hacendaria.

Reconoció que en las calles habrá manifestaciones a favor y en contra de éstas, Arroyo enfatizó que el debate verdadero tiene que ser en el Congreso de la Unión.

“En las calles pueden manifestarse, que lo hagan, pero con prudencia, respeto y orden sin afectar a la sociedad. Pero el debate, el verdadero, se dará en el Poder Legislativo”, enfatizó.

Reconoció el trabajo “facilitador” del Pacto por México, toda vez que a través de éste se recogen las coincidencias de los partidos mayoritarios y se garantizan los votos necesarios en el Congreso para su aprobación.

El priista puntualizó que el mayor beneficiado del acuerdo tripartita con el gobierno federal es el PRD, ya que éste nunca ha logrado consagrar sus ideales en leyes.

“El PRD, la izquierda, tiene un peso muy importante en el país desde las movilizaciones del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, y en todos estos años ese paso real no les ha servido para tener modificaciones legales que abonen a su proyecto y programa.

“A diferencia, el PAN tiene un peso en la sociedad y sí ha sabido cambiar la realidad y la ley. Creo que el PRD hasta ahora con el pacto, si me apuran un poquito, aprovecharon la buena voluntad y el liderazgo del presidente Enrique Peña Nieto como palanca de desarrollo y el PRD ahora sí está influenciando una parte muy importante de la vida nacional”, refirió.

— ISRAEL NAVARRO