4 de febrero de 2013 / 11:06 p.m.

León, Gto.   • Alberto Gómez El Beto era un pandillero de la banda Los Colors de la colonia Chapalita; León, Gto. hace cuatro años recordó que reflexionó y entendió que la calle no le dejaría nada bueno. Hoy, es empresario, tiene 11 empleados y es dueño de tres peluquerías especializadas en corte tribal.

Los cortes de cabello que realiza Beto y sus trabajadores principalmente tienen figuras tribales, pero pueden retratar cualquier diseño sobre el cabello.

Al cliente, lo que pida, dice uno de los “10 mandamientos” de la mercadotecnia.

En las peluquerías de Beto, llamadas “Peluquería Tribal”, han dibujado sobre el pelo de los clientes, figuras religiosas como el rostro de la Virgen de Guadalupe, San Judas Tadeo, también de artistas como Bob Marley, Michael Jackson o la cara de algún hijo de los clientes.

También a han hecho figuras de caricaturas como a Sam Bigotes, el Pato Lucas, estrellas, el sol azteca y otros.

“Lo de ser pandillero es una etapa, no deja nada bueno. A mis amigos que aún son pandilleros les diría que mejor dejen las calles y se busquen un oficio. Yo dejé de ser pandillero por mi familia y por el negocio, sí me considero empresario, pero soy peluquero y me gusta”, dijo con simpleza Alberto Gómez.

Beto es el encargado de retocar el cabello de Eisner Loboa, mediocampista del equipo de futbol León quien cada fin de semana luce una estrella.

Además les diseña cortes de cabello a jugadores de basquetbol de Los Lechugeros.El miércoles, los encargados de la peluquería Tribal ubicada en la Zona Piel, atendieron a los titulares del espectáculo exhibido en la Feria, llamado Destellos.

“Estamos contentos, con estos cortes de cabello, son únicos”, dijo uno de los extranjeros que habla poco español.

Para el 12 de diciembre pandilleros normalmente piden que sobre su cabello, Beto les dibuje el rostro de la Virgen de Guadalupe.

“Un día previo al festejo de la Virgen de Guadalupe dibujé ocho rostros, son muy difíciles, yo los hago a pulso, no con molde. Este corte lo cobro a 150 pesos pero los pagan y se van muy contentos. Ya es una moda que viene desde los Estados Unidos”, explicó el empresario quien luce dos tatuajes muy coloridos en sus hombros.

También platicó Beto que días antes a la fiesta de San Judas Tadeo, el 28 de noviembre, por lo menos unas 10 personas le piden les dibuje la imagen en sus cabellos, en el área de la nuca.

“También algo que poco a poco se está poniendo de moda son estos cortes en las mujeres, por un lado se les hace la figura que elijan y al traer el cabello suelto no se les ve pero cuando se lo recogen muestran la imagen”, contó el peluquero.

Alberto Gómez es muy ágil con la navaja, es bajo de estatura pero a los clientes los mueve a placer cuando están sobre sus dominios, la silla de peluquero.

“No usamos moldes, son máquinas para rebajar el cabello, navaja, crema y agua, es todo, es simple pero aquí lo que cuenta es la habilidad para dibujar lo que el cliente pida”, dijo Beto.

También el empresario presumió a su equipo de trabajo en la sucursal que está en la Zona Piel, le ayudan cuatro jóvenes que visten ropa chola, uno de ellos de nombre Carlos, habla inglés y el miércoles ayudó con la traducción con los artistas de la Feria del show llamado Destellos.

También en el equipo de trabajo está Karen, ella está especializada en hacer trenzas diminutas y corta el cabello.

Dentro de la peluquería, Alberto Gómez instaló una pecera pero no hay agua ni peces, en su interior está una copia en yeso de un cráneo humano, tierra, cactus, un poco de agua, corteza de árbol, una víbora y la alimentan con pequeños ratones.

“A los clientes les gusta ver la pecera, el lunes, la víbora se comió tres ratones pequeños, es nuestra mascota”, comentó el líder de los cortes de cabello con acabados tribales.

GUILLERMO VILLEGAS (@MEMOVILLEGAS11)