ALBERTO SANTOS
4 de agosto de 2013 / 03:49 p.m.

Monterrey.- • Alberto Rojas El Caballo retornó a Monterrey con la obra de teatro La maestra Elba Esther no era guerrera, era..., el montaje que presentó hace unos meses pero ahora actualizada con la detención de la profesora Elba Ester Gordillo.

El característico sentido del humor del comediante mexicano se convirtió en la delicia de los presentes, quienes disfrutaron por espacio de una hora con veinte minutos de sus irreverencias, sarcasmos y chistes políticos.

La obra sigue teniendo la columna vertebral de la puesta en escena con la cual comenzó a mofarse de la ex presidenta del sindicato de maestros, Ni de panzazo, pero ahora con los toques cómicos tras ser capturada y encarcelada.

La historia de la obra de teatro La maestra Elba Esther no era guerrera, era..., se centra en la grabación de una entrevista para un programa de televisión en donde la maestra centra las respuestas a chistes políticos, de compañeros del medio y hasta del papa Francisco.

Haciendo una parodia muy caricaturizada de la profesora Elba Esther Gordillo, el comediante y actor mexicano arrancó las carcajadas de los asistentes desde el primer minuto que apareció en el escenario, encadenada a un diablito, mientras el rostro lucía un bozal al estilo de Hannibal.

Las evidentes fallas en el audio, ocurridas en los primeros 15 minutos de la obra, resultaron una molestia para los asistentes a la primera función del teatro Monterrey, al grado que los actores se vieron en la necesidad de hacer un paréntesis entre sus diálogos e improvisar para arreglar los problemas con el sonido.

En esta ocasión, la producción que siempre se ha caracterizado por ser muy sencilla o casi nula ya que sólo se centra en una mesa, dos sillas y un par de plantas, ahora se vio enriquecida con una lona como escenografía del programa de televisión Cerebridades del canal Nako TV.

Acompañado solamente por Lalo Zayas y algunas apariciones especiales de Jaime Rivas, el actor demuestra sus tablas en el escenario, con chistes contagiados del humor que lo llevó a la fama en el cine de ficheras y diversos programas de entretenimiento.

Al término de la obra tras una serie de críticas y señalizaciones, el público agradeció el trabajo presentado con un fuerte aplauso, prueba de que aprobaron la caracterización de Elba Esther Gordillo por parte del artista.