19 de septiembre de 2013 / 06:20 p.m.

Organismos de la sociedad civil y empresariales dieron a conocer este jueves una baja en la mayor parte de los delitos en Nuevo León, pero prendieron la alerta por el incremento en el grado de violencia con que estos se realizan.

Durante la rueda de prensa mensual que realizan estas organizaciones en base al Semáforo del Delito, José Antonio Ramírez Moneda, director del Ccinlac; Sergio Anguiano Ayala, director de Coordinación Industrial de Caintra; y José Mario Garza Benavides, de Coparmex; dieron a conocer los resultados de las estadísticas de seguridad correspondientes al mes de agosto de este año.

Ahí reconocieron que gracias al trabajo de las autoridades se muestra una disminución en la mayor parte de los delitos, incluso alcanzando niveles como los registrados durante el año 2009.

Sin embargo, alertaron que aunque son menos, los delitos se realizan con lujo de violencia en comparación con años anteriores.

Ramírez Moneda detalló que mientras de agosto a enero de 2009 sólo el 33 por ciento de los robos a personas fueron violentos, en este mismo período pero del 2013 el 76 por ciento de estos robos se realizan con lujo de violencia.

“Lo mismo ocurre con el robo a autos donde de enero a agosto del 2009 sólo el 8 por ciento se cometieron con violencia, pero en el 2013 el 40 por ciento de los automóviles se roba con violencia”.

Los empresarios y activistas señalaron que esta situación impide que la percepción de mejora en la seguridad no se vea reflejada en los ciudadanos, por lo que exhortaron a las autoridades a poner solución a esto.

Incluso el director de Ccinlac explicó que parte del problema es que no existe en Nuevo León un control sobre la compra y venta de armas, que obviamente se realiza de forma ilícita, por lo que exigieron un verdadero programa para desarmar a la sociedad.

Por otro lado, José Mario Garza Benavides destacó que el municipio de San Pedro continúa siendo el líder en delitos como el robo a vivienda y a negocios, donde estimaron que la falta de un director del C4 está impidiendo que se mejoren los trabajos y con ellas las estadísticas en materia de seguridad en dicho ayuntamiento.

Finalmente destacaron el incremento en los delitos de violencia familiar, los cuales en este 2013 han alcanzado su máximo histórico y se espera que la cifra continúe incrementándose ante la falta de reconocimiento de las autoridades estatales y el inminente incremento de impuesto previsto desde la Federación, y que se ha convertido en un factor en el aumento de este tipo de casos.

— REYNALDO OCHOA