30 de abril de 2013 / 10:30 p.m.

Respaldando las palabras de su presidente emitidas un día anterior: “Este Tigres no se va a caer”…los jugadores felinos demostraron la unión que hay en el grupo a pesar de la derrota en el clásico regio y lo hicieron conviviendo en el Estadio Universitario con un asado.

Aunque por tradición los martes Ricardo Ferretti opta por entrenar en Zuazua, ayer fue un día diferente, los auriazules realizaron la práctica en El Volcán a partir de las 10 de la mañana, después de entrenar de cara al partido ante América, el último compromiso de la campaña regular, jugadores, cuerpo técnico y directiva, comieron juntos pasadas las 13 horas.Ya sin ropa deportiva y vistiendo cada quien a su gusto, uno a uno los elementos del plantel de Ricardo Ferretti comenzaron a ingresar a la parte privada donde se llevaría a cabo el convivio, todos los jugadores sin excepción, dejaron sus cosas personales en sus autos y regresaron al túnel del inmueble nicolita para preparase para comer.

Todos los elementos que vieron acción en el pasado encuentro, los de banca e incluso los que no estuvieron convocados para enfrentar a Monterrey, no fallaron a esta invitación, así mismo lo hizo Hugo Ayala quien con muletas en mano y con el pié derecho protegido tras la operación a la que se sometió semanas atrás, lo cual lo dejó fuera del torneo, llegó inesperadamente a El Volcán.

Empanadas argentinas, carne asada y refrescos, fue lo que los pupilos de El Bigotón disfrutaron a su vez que observaban el partido de vuelta de la semifinal de la Champions entre Real Madrid y el Borussia Dortmund en la sala de prensa del estadio.Risas, convivencia sana, platicas constructivas y buen ambiente, fue lo que se pudo observar en este asado, los jugadores de Tigres así le dan vuelta a la amarga página vivida en casa hace días, ahora solo vislumbran un buen cierre de campaña ante América y una liguilla de altura donde se espera que este Tigres no caiga pronto y alcance el ansiado cuarto título de la institución.

Jair Ramos