10 de enero de 2013 / 03:33 a.m.

La diócesis dijo que no se supo del religioso desde el pasado 27 de diciembre cuando se dirigía a su casa a Paredones, pero nunca llegó. Se levantó una denuncia dos días después, pero ha sido infructuosa la búsqueda.

 Ciudad de México • La Conferencia del Episcopado Mexicano denunció la desaparición del sacerdote, Santiago Álvarez Figueroa, de la diócesis de Zamora, Michoacán y demandó a las autoridades ser eficientes en las investigaciones para encontrarlo.

El sacerdote desapareció el pasado 27 de diciembre cuando se dirigía en automóvil desde Jacona hasta Paredones, cerca de la ciudad de Jiquilpan, al tomar el camino que conduce a su pueblo Paredones, hizo una llamada telefónica hacia las nueve de la noche a una religiosa, pero nunca llegó a su casa, donde los esperaban sus papás y sus hermanos.

Es uno de los tres sacerdotes que se dedican a la promoción de las vocaciones sacerdotales en las familias y en los ambientes juveniles y de adolescentes de la diócesis.

Las autoridades a quienes compete la investigación han estado realizando su labor a partir del 29 de diciembre, fecha en la que se presentó la denuncia en la Subprocuraduría Regional de Justicia de Zamora; pero hasta hoy todo ha sido infructuoso: nada se sabe, indicó la diócesis.

A los responsables de la desaparición del padre Santiago les pidieron que "¡Por amor a Dios¡devuelvan sano un hijo a su madre; un hermano a sus hermanos; un sacerdote a la comunidad; un promotor vocación a los adolescentes y jóvenes".

EUGENIA JIMÉNEZ