21 de mayo de 2013 / 11:11 a.m.

Monterrey • Un sujeto que se encontraba en completo estado de eb

riedad fue golpeado al salir de un bar en el primer cuadro de Monterrey, señalando que fue atacado y despojado de sus pertenencias por elementos policíacos que lo interceptaron.

Paramédicos de la Cruz Roja auxiliaron al lesionado en el cruce de Pino Suárez y Colón afuera de la estación del Metro Cuauhtémoc, hasta donde el afectado alcanzó a llegar y fue donde los vendedores de dulces que laboran en este lugar pidieron el apoyo de la benemérita institución.

El herido fue identificado como Mauricio Tovar Salazar de 41 años, quien dijo tener su vivienda en Metidro 638 de la colonia Portal de Vaquerías, en el municipio de Juárez Nuevo León, y que presentaba golpes en diferentes partes del cuerpo, sin embargo, por el estado de ebriedad en el que se encontraba, se negó a ser llevado hacia algún hospital.

Una de las lesiones la presentaba en rostro, ya que mostraba inflamación y tenía el pómulo color violáceo, y aunque se requería su pronto traslado a un centro médico porque también presentaba golpeas en los costados, se negó a ser trasladado por los paramédicos que lo auxiliaron.

De acuerdo con la versión del individuo, estuvo ingiriendo bebidas embriagantes en un bar denominado La Pantalla, que se ubica en las calles de Aramberri y Galeana en el centro de la ciudad, pero al salir para abordar el camión que lo llevaría hasta su casa, fue interceptado por elementos de la Policía de Monterrey, quienes presuntamente lo golpearon para después despojarlo de 200 pesos en efectivo tras someterlo en una patrulla.

Al ser cuestionado sobre algún número de unidad, señaló no haber alcanzado a ver el número de patrulla, porque fue rápido el momento en que lo abordaron a la unidad, sin embargo como andaba en estado inconveniente, no presentó su denuncia forma en contra de quien resultara responsable del robo y las lesiones.

Posteriormente lo bajaron en el primer cuadro y llegó caminando hasta Pino Suárez y Colón donde fue auxiliado por los paramédicos de la Cruz Roja metropolitana.

ALBERTO VÁSQUEZ