23 de enero de 2013 / 01:45 a.m.

El presidente de México SOS consideró como una estrategia las declaraciones de Noé Robles Hernández, quien argumentó que fue “torturado” por la Policía Federal para aceptar su culpabilidad en el crimen de Fernando Martí.

 Ciudad de México • Alejandro Martí, presidente de México SOS, afirmó que Noé Robles Hernández es el asesino de su hijo Fernando y que la banda de Los Petriciolet es la responsable del secuestro y homicidio del adolescente.

Señaló que este sujeto ha argumentado que fue “torturado” por la Policía Federal para confesar su culpabilidad en este crimen, lo que el empresario calificó como una estrategia que le permita “una vez más salir a las calles a secuestrar, extorsionar y matar”.

El activista sostuvo que las declaraciones del presunto integrante de la banda de los Petriciolet contradicen lo asentado en el expediente del caso, en el que médicos legistas certificaron que no había huellas de tortura antes de cada declaración del inculpado.

“No se trata de especular sobre lo que pasó o lo que no pasó, hay un expediente que consta de todas las declaraciones voluntarias de los secuestros y crímenes hechos por la banda, hay pruebas, red de vínculos, huellas digitales, declaraciones cruzadas de todos los detenidos; así como declaraciones y reconocimiento de las víctimas. En cada declaración hecha por Noé Robles, existe el certificado médico que establece que no hay huellas de tortura".

Agregó: “es conocido que entre los abogados defensores, se utilice el recurso de la tortura para descartar el caso, lo manifestado por Noé Robles es parte de la estrategia de su defensa para una vez más salir a las calles a secuestrar, extorsionar y matar. Desde el secuestro y muerte de mi hijo he dado puntual seguimiento al proceso de investigación, recorrí ministerios públicos, penales, y todo cuanto pude para entender los hechos en torno al asesinato de Fernando”.

Martí comentó que en las cuatro ocasiones en las que se reunió con él en el reclusorio, Robles Hernández confesó haber participado en el secuestro y haber asesinado a Fernando. “En todas las ocasiones, sus declaraciones fueron consistentes, no tengo elementos para dudar sobre la veracidad de éstas".

"Ahora declara que fue torturado y que él no cometió estos delitos. Hoy se cuestiona sobre el proceso de detención y levantamiento de declaraciones al que fue sujeto en el 2009. Mi familia y yo lo único que hemos buscado desde el día uno es que se haga justicia, y que los responsables del secuestro y muerte de Fernando estén en la cárcel", apuntó.

El presidente de México SOS indicó que a lo largo de cuatro años de lucha ha constatado que en México falta mucho en materia de justicia, por lo que su organización ha trabajado por mejorar el sistema de impartición de justicia.

“Hemos insistido en la necesidad de la correcta implementación de la Reforma Penal, de la necesidad de un Código Único de Procedimientos Penales, además de otras leyes que sin cansancio impulsamos e impulsaremos hasta que su correcta implementación sea una realidad y se logre disminuir la impunidad.

“Desde la Reforma Penal en el 2008, académicos y sociedad civil hemos insistido en la necesidad de la correcta implementación de la Reforma en todo el país. Para México SOS es indispensable que en todos los juicios en los que una persona esté implicada, se siga el debido proceso y se lleven a término con una sentencia; de tal manera que los responsables paguen por el delito cometido”, señaló.

IGNACIO ALZAGA