ZYNTIA VANEGAS
5 de septiembre de 2013 / 11:50 p.m.

Personas de la tercera edad señalaron que desde que entró la nueva delegada al Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, les han querido cobrar por un salón que utilizan para divertirse y por otros servicios que anteriormente no lo hacían.

 

Monterrey.- • Personas de la tercera edad del grupo Bohemia, denunciaron que se han presentado anomalías en el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM), desde que llegó la nueva delegada, quien presuntamente les quiere cobrar por cada servicio que ofrece, hasta venderles un vaso de agua.

La coordinadora del grupo, María Antonia Rodríguez, acompañada de otras personas afectadas, señalaron que durante años han utilizado un salón dentro de las instalaciones del INAPAM, en Padre Mier y Mina, en el centro de Monterrey.

En este salón organizan reuniones semanales sin un costo, pero recientemente les piden cifras que van de 200 a 500 pesos por prestárselo, con el argumento de que requiere mantenimiento.

""Lo solicita la delegada Sonia González, nos ha pedido primero 200 y luego 500 pesos para prestarnos el salón, pero la delegada anterior nunca nos cobraba, somos personas de la tercera edad, sólo queremos divertirnos, de dónde pagamos"", señaló Rodríguez.

Los afectados mencionaron que utilizan el espacio para un momento de recreación donde cantan, bailan y se divierten, y nunca se había presentado un problema.

""Nos da la impresión de que se quiere ganar dinero, porque nos quieren cobrar 15 pesos por persona cada martes, el INAPAM no debe pedirnos dinero, ellos tienen recursos, que por el mantenimiento, está equivocada, no le vamos a dar dinero, ella como represalia nos cierra la puerta, ya van tres semana que lo hace"", dijo Benito Durán.

Peor aún, aseguran que hasta el agua que les dan, mientras esperan para realizar un trámite en el INAPAM, les cuesta tres pesos.

""A mí en una ocasión que llegué y pedí agua me lo vendieron el vaso en tres pesos, un vasito pequeño, y le dije a la delegada que pusiera garrafones y dijo que para eso estaba el agua de las máquinas de papitas y refrescos, no son los tres pesos, es el trato que nos da"", dijo la señora María Aurora Martínez.

Además de venderles las fotografías para la credencial en 40 pesos y sólo pueden tomárselas en ese lugar.

Los adultos mayores piden al encargado de este organismo ponga atención en este tema, ya que en vez de ayudarlos les está afectando.

""Yo nada más quiero que la delegada venga para platicar y saber que hemos hecho para que nos trate tan mal, y si no tiene nada contra nosotros que nos deje en paz"", puntualizó.