26 de enero de 2013 / 04:00 a.m.

En Zongolica, se acordó que menores no pueden andar en la calle después de las 10 de la noche; en su caso, serán llevados al DIF municipal. A tres niñas las metieron a la cárcel.

 Veracruz de Ignacio de la Llave • Por la detención ilegal de tres menores de edad que andaban en la calle después de las 10 de la noche, padres de familia presentaron denuncia penal contra la alcaldesa de Zongolica, Irma Lidia Mezhua Campos, y los policías preventivos que participaron en la retención de las menores, quienes fueron encerradas en la cárcel.

En diciembre del 2012, por motivos de “seguridad”, autoridades municipales acordaron con directivos de escuelas de Zongolica una especie de “toque de queda” que prohibía a menores de edad andar en la calle después de las 10:00 de la noche.

Los muchachos que lo hicieran serían llevados a las instalaciones del DIF municipal y solo saldrían cuando algún familiar llegara por ellos.

El problema en el caso de las hijas de las señoras Amelia Gutiérrez Xalamihua y Carmela Tzoyontle Ayohua, es que las chicas fueron retenidas 14 horas en la cárcel y nunca las llevaron al DIF municipal.

La denuncia por presunto abuso de autoridad y privación ilegal de la libertad fue puesta en la Agencia Especializada en Delitos cometidos contra la Sexualidad y la Familia.

Ahí, las quejosas explicaron que sus hijas de 14, 15 y 16 años fueron intervenidas por elementos de la Policía Municipal cuando caminaban el pasado 11 de enero por la carretera que conduce a la comunidad de La Quinta, a la altura del campo “Adalberto Tejeda”, cuando retornaban de haber comprado productos de limpieza en una tienda de abarrotes que se ubica en la colonia Indeco.

En la averiguación 18/2013, las menores agredidas declararon que los elementos policiacos, entre ellos una mujer, las esposaron y las subieron a la camioneta policiaca con violencia y fueron trasladadas a la comandancia de la policía donde fueron privadas de su libertad.

Dos de ellas salieron en la madrugada de la cárcel preventiva y una más hasta la mañana del día siguiente.

Quedó asentado en la indagatoria que uno de los policías que estaban de guardia el día de los hechos, le pidió a la menor de edad que “se acostara con él y la dejaba en libertad”, a lo que ella contestó que prefería quedarse encerrada a realizar ese acto.

Marina Carreón Rodríguez, titular de la Agencia Especializada, escuchó cuando una de las menores dijo que dentro de su cautiverio le comentó al policía que quería ir al baño y como permanecía esposada, el mismo uniformado la llevo al baño y le bajó los pantalones y su ropa interior.

Las madres de familia aseguraron que la medida tomada por las autoridades municipales para retener a los menores de edad que estén en la vía pública después de las 10 de la noche, es contraproducente, debido a que ahora se cometen más abusos por parte de los elementos policiacos y de la alcaldesa Irma Lidia Mezhua Campos, quien solapa el proceder de los uniformados.

Por su parte, el dirigente indígena Román Vázquez González, expresó que las organizaciones sociales y campesinas están en contra de esas medidas que aplica el gobierno municipal, pero sobre todo del abuso de autoridad en que incurren los elementos policiacos.

ISABEL ZAMUDIO