31 de julio de 2013 / 01:48 a.m.

Reynosa • Organismos defensores de los derechos humanos denunciaron el uso de unidades caninas para detener a los migrantes que cruzan la frontera sin la documentación legal en Estados Unidos.

El coordinador regional del Comité Pro Derechos Humanos en Reynosa, Margarito Grajeda López, señaló que además de separar a las familias cuando son detenidos y no dejarlos contactar al personal del consulado de México en McAllen, ahora los agentes de la Patrulla Fronteriza implementan técnicas que violan los derechos humanos.

Dijo que de acuerdo con testimonios de migrantes, agentes de la Border Patrol han sumado unidades caninas a los operativos terrestres que realizan.

Refirió que recibieron una denuncia por parte de un migrante de origen mexicano, quien luego de cruzar la frontera de manera ilegal, fue descubierto y detenido por agentes de la Patrulla Fronteriza con ayuda de unidades caninas.

Señaló que una vez que se vio descubierto por los agentes estadunidenses, pretendió darse a la fuga, pero que éstos soltaron las unidades caninas para que lo siguieran.

Explicó que el migrante, de quien se omite la identidad por estar en juicio legal, fue alcanzado por los perros y mordido en varias partes del cuerpo, como piernas y rodillas.

Mencionó que la víctima recibió después de la agresión canina un total de 29 puntadas en una de las heridas, mientras que otro de sus compañeros recibió diversos golpes por parte de los uniformados.

Grajeda López reconoció que fue un error del migrante el tratar de huir, y calificó de negligente y abuso de autoridad el hecho de que agentes de la Patrulla Fronteriza permitieran que la unidad canina lesionara a la ahora víctima.

Aseveró que la violencia y actos discriminatorios en esta zona fronteriza del sur de Texas van en aumento, pues recordó que en los años 90, la Patrulla Fronteriza implementó equipo tipo militar para evitar el ingreso de indocumentados y posteriormente se construyó el muro fronterizo.

NOTIMEX