17 de enero de 2013 / 03:02 a.m.

La Comisión de Apoyo de Santa María del Mar dirigió una misiva al gobernador Gabino Cué, donde le informa que desde 2009 se han perpetrado ahí secuestros, torturas y asesinatos.

 Oaxaca • En los límites de la comunidad de Santa María del Mar, hay presencia de hombres armados presuntamente vinculadas con el crimen organizado que cometen asaltos e invaden zonas de conflicto agrario, denunciaron autoridades municipales.

Por medio de una misiva, la cual fue entregada al gobernador Gabino Cué, las autoridades locales exponen el incremento de la inseguridad en su demarcación.

Eustacio Reyes Martínez, integrante de la Comisión de Apoyo de Santa María del Mar, destacó que desde noviembre del 2009 los secuestros, torturas y muerte de habitantes de esa zona se han presentando, sin que las autoridades estatales hayan mediado para evitar mayor confrontación.

Lo anterior, a pesar de la solicitud de atención de su gobierno, no obstante de que existe una minuta firmada con fecha de 12 de diciembre de 2011, que ha sido ignorada por funcionarios estatales.

Acompañado del abogado Efraín Solano Linares, se quejó incluso de estar aislados y secuestrados, por que desde hace más de dos años sus vecinos le tienen cerrada la única carretera de acceso, refiriendo que para salir del poblado tienen que hacerlo por vía marítima en embarcaciones de madera.

Detallan que en la minuta firmada por autoridades del gobierno de Oaxaca, había compromisos para instalar una base de operaciones mixtas en la zona y permitir el libre paso vía terrestre por la zona, retirándose el bloqueo que mantiene Santa María en contra de los habitantes de San Mateo.

Por ello, solicitaron la atención urgente al conflicto que se mantiene en la zona, antes de que genere violencia y sangre que después tengan que lamentar, y exigen la apertura del camino para garantizar el abastecimiento de víveres en la zona.

Refieren que el conflicto tiene origen agrario, por la posesión de mil hectáreas de cultivo que tiene invadido San Mateo del Mar y que pertenecen a Santa María del Mar, que defienden sus tierras con una resolución presidencial ejecutada en el año de 1984, la cual fue ratificada por el Tribunal Unitario Agrario.

El conflicto

El conflicto entre los huaves de Santa María del Mar y San Mateo del Mar viene de años, pero en los últimos la propuesta de proyectos eólicos y por consiguiente la intromisión de millones de pesos, agudizó las confrontaciones y la lucha por el control de espacios sagrados dentro del corredor eólico.

Los habitantes de San Mateo del Mar determinaron en una asamblea general que si era necesario, tomarán las armas para defender su territorio de las empresas eólicas que pretenden impulsar sin consulta previa, un parque en una zona considerada sagrada y ceremonial.

Los huaves exigieron a las autoridades de los tres niveles resolver el conflicto agrario que mantienen con la comunidad de Santa María del Mar, agencia de Juchitán, y que se localiza en la misma franja de tierra que da al Golfo de Tehuantepec, ya que éstos tienen un contrato de arrendamiento con la empresa Preneal (Promotoras de Energías Alternas) para la instalación de un parque eólico en tierras que supuestamente les pertenece.

Los huaves de San Mateo del Mar argumentaron que les corresponde el espacio sagrado invadido por sus hermanos huaves de Santa María del Mar.

En junio pasado, nueve elementos de la Policía Estatal Preventiva fueron retenidos, torturados y desarmados por hombres armados que se encuentran en la zona en litigio entre San Mateo y Santa María del Mar.

Otra invasión

Efraín Solano Linares denunció también la incursión armada que realizan hombres armados dentro de la zona en conflicto entre Santiago Amoltepec y San Mateo Yucutindo.

Acusó a la policía estatal de proteger a los armados, porque advierte se han visto operativos resguardando y cuidando el paso de los invasores.

Indica que Yucutindo tienen una resolución presidencial que avala las 10 hectáreas de terrenos que les han sido despojadas por la gente de Amoltepec.

ÓSCAR RODRÍGUEZ