ISRAEL SANTACRUZ
16 de abril de 2013 / 02:26 a.m.

Monterrey.- • El Consejo Cívico de las Instituciones de Nuevo León (Ccinlac) reclamó al Gobierno estatal la tardanza para instalar la Unidad de Medidas Cautelares, así como el Consejo Consultivo de Vigilancia Policial, promesas realizadas a finales de 2012 y de las cuales no se ha presentado un avance.

Tras rendir el informe mensual del Semáforo del Delito, Sandrine Molinard, del Departamento de Evaluación Gubernamental de Ccinlac, mencionó que estas medidas propuestas por la misma autoridad estatal son de carácter urgente y, si no se ejecutan de forma inmediata, no resolverán algunas situaciones, como el cumplir una condena fuera de los centros penitenciarios y, con ello, evitar la sobrepoblación en los penales.

“Yo creo que el tiempo ya debería ser ahora, es decir, la ley se reformó a finales del año pasado y estas dos asignaturas pendientes son muy importantes para el seguimiento de las instituciones de seguridad como Fuerza Civil”, afirmó Molinard.

Aunado a ello, en la rueda de prensa, presidida además por Guillermo Dillon, director General de Caintra; y Fernando Gutiérrez, director de Servicios de Recursos Humanos de Coparmex, se afirmó que algunos índices, como los relacionados con la violencia familiar y sociofamiliar, se han disparado en los últimos meses y años, tras el descuido de la autoridad por reducir los delitos patrimoniales.

“Si bien, solucionamos el robo de auto en un año, tuvimos una de las caídas más impresionantes de la cifra; no creo que el delito de violencia familiar se pueda reducir tan fácilmente. Suponemos que así sea, pero insistimos que es muy importante no dejar de lado la violencia familiar, porque es el núcleo de donde nace esta violencia y los índices de seguridad. Si la familia no tiene un ambiente de paz y cordialidad, el muchacho se sale de su casa y al salirse de su casa cae en manos de delincuentes”, expuso Fernando Gutiérrez.

Sandrine Molinard detalló que los delitos tipificados como “violencia familiar” aumentaron en el primer trimestre de este año en comparación con el año pasado, en un 17 por ciento; mientras que los delitos equiparables a la violencia familiar subieron un 261 por ciento.

Algunas cifras otorgadas por Ccinlac sobre violencia familiar en el primer trimestre del 2013, en los municipios, se detallaron a la alza. En San Pedro, fue del 54 por ciento; Escobedo, con 39 por ciento; Apodaca aumentó 31 por ciento, mientras Santa Catarina y Guadalupe aumentaron un 30 y 29 por ciento, respectivamente.

De igual forma, detalló que el delito de “lesiones”, tan solo en marzo, aumentó en un 59 por ciento arriba de su meta, sin ver que la autoridad estatal, a través de la Subsecretaría de Prevención del Delito, haga labores para reducir estas cifras.

Aunado a ello, se destacó que municipios como Apodaca y Escobedo tuvieron un repunte considerable en los robos de persona, a casa–habitación y a negocio, en algunos casos incluso llegando a los más altos de su historia, como Apodaca con 42 denuncias de robo a negocio en marzo.