Alberto Vázquez 
16 de julio de 2013 / 01:12 a.m.

 

Monterrey.- • Familiares de las víctimas que murieron en el accidente de la autopista a Nuevo Laredo, pidieron que las autoridades investiguen a fondo los hechos, pues presuntamente se perdieron 6 mil dólares que iban en el bolso de María Concepción Alfaro Mendoza, conductora de la camioneta, además de aparatos de radio frecuencia y telefonía celular.

Oscar Alfaro Mendoza dijo que en el accidente murió su hermana Valeria, de 22 años de edad, quien dejó en la orfandad a una pequeña de dos años, pues era madre soltera, mientras que su madre Herminia Griselda Alfaro Mendoza de 40, se encuentra delicada en el hospital Universitario.

El pasado lunes, fue dada de alta del hospital Sandy Esmeralda Obregón Aguilar, de 22 años, quien presenta golpes en diferentes partes del cuerpo, además de una probable fractura en la clavícula derecha, y también pide ayuda, pues su bolso con 600 pesos aún no aparece y necesita ayuda económica para seguir con su tratamiento de las lesiones.

Por otro lado, en el hospital se encuentra también Sandra Covarrubias Oviedo de 25 años, que presenta golpes en su cuerpo, mientras que la tercera víctima es Irma Aracely Reyes Villanueva de 35 años, cuyo cuerpo ya fue reclamado por sus familiares.

“Lo que queremos es saber dónde quedaron sus pertenencias, porque mi tía “Conchis” llevaba 6 mil dólares porque iban a comprar unos plasmas allá en Nuevo Laredo, y además ellas iban a trabajar al palenque y se iban a regresar para estar hoy lunes aquí en Monterrey, pero ya vio lo que pasó”, dijo Oscar Alfaro.

Por su parte, la joven lesionada dijo recordar que su vecina María Concepción le pidió que se agarraran y sólo recordó que estaban accidentadas, y tratando de ayudar a las jóvenes que se encontraban heridas.

“Yo me acuerdo que “Conchis” me dijo que nos agarráramos, y después la camioneta comenzó a dar vueltas, yo me levanté y fui la única que andaba caminando, fui a ver a “Conchis” y me decía que la ayudara pero se quejaba mucho, la que murió casi al instante fue Valeria, porque ella salió disparada más lejos, mi esposo me dijo que yo fui quien aviso, que les mandé mensajes y luego me comunique por teléfono para avisar y ya no me acuerdo, me dice mi esposo que un policía me quitó el teléfono y que estaba hablando con él, donde les decía lo que había pasado”, externó Sandy Esmeralda Obregón, una de las lesionadas.

Ahora las mujeres están siendo veladas en unas capillas de la avenida Morones Prieto y la calle Guanajuato, donde esperan la ayuda de las autoridades para solventar los gastos y recuperar las pertenencias de las 6 mujeres que iban a trabajar a Tamaulipas.