8 de agosto de 2013 / 11:39 p.m.

Guerrero • El diputado local Evencio Romero Sotelo pidió a la Secretaría de Gobernación federal, así como a la Procuraduría General de la República, que investiguen al sacerdote Mario Campos Hernández, pues sostuvo que al promover la creación de grupos de autodefensas y policías comunitarios genera estabilidad social.

Otro sacerdote cuestionado por el integrante de la fracción parlamentaria del Movimiento Ciudadano, es Jesús Mendoza Zaragoza, vicario de la Arquidiócesis de Acapulco, a quien relaciona con los grupos de activistas que se oponen a la construcción de la presa hidroeléctrica de La Parota.

Anoche, el también dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos dirigió un par de oficios al titular de la Segob, Miguel Osorio Chong.

En el primer oficio, el legislador pidió que se investigue la acción desplegada en la Montaña y Costa Chica por el sacerdote Mario Campos Hernández, quien es actualmente responsable de la iglesia ubicada en la colonia Santa Anita de la cabecera municipal de Tlapa.

"Él ha manifestado a los medios de comunicación televisivos e impresos, nacionales y locales, que es el responsable de organizar, formar y armar a los grupos de policías comunitarios, tanto de la CRAC como de la UPOEG".

Sostuvo que el sacerdote "utiliza ese foro religioso para crear ingobernabilidad en el Estado de Guerrero, vulnerando con su actuación lo señalado en el artículo 130 de nuestra Constitución de la República".

Entre otras agravantes, mencionó que el sacerdote alienta la violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, figura legal que al aplicarse provocó los bloqueos carreteros del inicio de semana en la Montaña, Costa Chica y región Centro de Guerrero.

Romero aseguró que la actuación del líder religioso provoca ingobernabilidad y perfila un escenario de anarquía, "pues por su actuación irresponsable puede provocar un derramamiento de sangre, por eso pido que ante la relevancia del caso se turne también a la Procuraduría General de la República para que investigue y en caso de encontrar los elementos, se consigne ante un juez federal al padre Mario Campos por los ilícitos denunciados".

En cuanto al sacerdote Jesús Mendoza Zaragoza, Evencio Romero señaló que ha organizado de manera reiterada varios grupos de ciudadanos para oponerse a los proyectos de desarrollo que impulsa el gobierno federal, por lo que citó el caso específico de la presa hidroeléctrica de La Parota.

Mencionó que el vicario de la Arquidiócesis de Acapulco también participa como articulista en un periódico de circulación estatal que se edita en el puerto de Acapulco, lo que se contrapone con su trabajo como líder de culto.

Este asunto también pidió que se atienda en la Segob y de existir elementos se turne a la PGR, para que se fijen las sanciones a que haya lugar.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN