8 de mayo de 2013 / 09:13 p.m.

Monterrey.- • Un empleado de la Clínica 4 del Instituto Mexicano del Seguro Social, que al parecer pertenecía al sindicato, fue denunciado penalmente por varias personas, al prometerles integrarlas a la plantilla de trabajadores, pero cobrándoles 22 mil pesos a cada una y sin que hoy tengan el puesto.

El presunto vendedor de plazas del IMSS fue identificado como Ernesto Manuel Sánchez Acosta, de unos 45 años de edad, quien labora en el área de Patología de dicho nosocomio, ubicado en el municipio de Guadalupe.

Por lo menos, dijeron, son más de 20 los afectados quienes reclaman la devolución de su dinero y presentaron la denuncia en la Agencia 2 del Ministerio Público, en Delitos Patrimoniales, en el Palacio de Justicia.

María Guillermina Castro Escalante es una de ellas, quien se atrevió a dar la cara.

"Acudí el mes de abril de 2012 al sindicato del Seguro Social, le pregunté a una persona sobre una solicitud para entrar a trabajar ahí y luego se me acercó un hombre que se identificó como Ernesto Manuel Sánchez, traía su gafete y todo.

"Me dijo que él conocía a una tal Lichita (dirigente del Sindicato) y que tenía muchas influencias, pero que iban a ser 22 mil pesos, los junté y se los dí", comentó la mujer.

Pero conforme pasó el tiempo, nunca ingresó al IMSS a trabajar y el dinero jamás le fue devuelto, pero al reclamarle a Sánchez Acosta, este le dijo que las cosas estaban muy difíciles y que no podía regresarle el efectivo porque ya se lo había gastado.

En igualdad de circunstancias, está su hermana María del Rosario Castro Escalante, quien exige justicia.

"Lo estamos denunciando por fraude, ya que nunca nos dio el trabajo, lo que queremos es que nos devuelva el dinero o que pague con cárcel", dijo la dama.

Aseguraron que el acusado acude a la Clínica 4, checa su tarjeta, se sale y se va a una reconocida cantina ubicada en el centro de Guadalupe, donde por cierto se han filmado muchos videos gruperos, luego regresa, sale y se va a su casa.

Se espera que con la denuncia, puedan surgir más demandas en contra de Sánchez Acosta, ya que los afectados están reuniendo más pruebas para hundirlo.

IRAM OVIEDO