27 de septiembre de 2013 / 03:03 p.m.

Cuba aprobó que sus atletas sean contratados por equipos de ligas extranjeras, un paso gigante hacia el profesionalismo en su política deportiva.

El atleta cubano "cumple sus compromisos con los equipos nacionales y tiene la posibilidad de contratarse en otros equipos en el exterior, protegido por el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) y las Federaciones Deportivas, sin ser tratado como una mercancía", informó el viernes el diario oficial Granma.

"En el caso de la contratación en el exterior (de los deportistas de alto rendimiento), se tendrá en cuenta que estén presentes en Cuba para las competencias fundamentales del año", precisó Granma en un reporte de la decisión tomada en el pasado Consejo de Ministros.

De acuerdo con Granma, el Consejo de Ministros que encabeza el presidente Raúl Castro decidió establecer esta política después de que "se estudiaron experiencias internacionales, incluyendo diez leyes del deporte de varios países iberoamericanos".

La información no precisó los países en los que los deportistas cubanos podrían firmar contratos. En el caso de Estados Unidos, la posibilidad de que los isleños sean contratados por el béisbol de Grandes Ligas estaría sujeta a las leyes del embargo de Washington contra Cuba, que desde hace 51 años prohíbe casi todas las transacciones comerciales con la isla.

El nuevo reglamento estipula que los atletas cubanos tendrán que pagar impuestos sobre sus ingresos de equipos extranjeros.

Cuba necesitó un permiso especial del gobierno estadounidense para participar en las tres ediciones del Clásico Mundial de Béisbol (2006, 2009 y 2013) que organiza Grandes Ligas. De igual manera, el regreso de un elenco cubano a la Serie del Caribe está sujeto a la aprobación de Washington.

"Nuestras leyes rigen a entidades estadounidenses, como Grandes Ligas. Un cambio en las leyes cubanas no afecta nuestro procedimiento de licencias", dijo a la AP John Sullivan, vocero de la Oficina para el Control de Activos en el Extranjero, adscrita al Departamento del Tesoro.

La regulación estipula que "los premios individuales y colectivos recibidos al ganar competencias internacionales se entregarán por completo a los protagonistas de la hazaña", según Granma. Estas ganancias serán sujetas a la nueva Ley Tributaria implantada en la isla desde hace algunos años y en particular desde que el gobierno de Raúl Castro impulsó el trabajo independiente en el país.

Hasta la fecha sólo contados peloteros cubanos se contrataron en ligas extranjeras. El último fue Alfredo Despaigne, quien se desempeñó en julio y agosto de este año con los Piratas de Campeche, equipo de la Liga Mexicana de Béisbol. A principio de esta década, el pelotero cubano Omar Linares jugó en la liga profesional japonesa, y en la década de 1990 en algunos deportes como voleibol, jugadores cubanos se desempeñaron sobre todo en ligas europeas.

En años recientes, numerosos deportistas cubanos, en particular peloteros, desertaron para probar suerte en Grandes Ligas, como es el caso de Yasiel Puig, que juega con los Dodgers de Los Angeles.

Además, el gobierno cubano implementó una nueva escala de salarios para los deportistas en Cuba, y establece ahora que los medallistas olímpicos ganarán 1.500 pesos cubanos (62,5 dólares) mensuales. Además, el medallista mundial cobrará 1.300 pesos (54 dólares), el medallista panamericano 1.200 pesos (50 dólares), el campeón centroamericano 1.100 pesos (45 dólares), el miembro de la Preselección Nacional y de la Serie Nacional de Béisbol 1.000 pesos (41 dólares), y la reserva de la Preselección Nacional y de la Serie Nacional de Béisbol 450 pesos (18,5 dólares).

La regulación contempla también el pago de un estímulo mensual a los atletas en activo que va desde 2.500 pesos (104 dólares) para los medallistas de oro en Juegos Olímpicos, 1.650 pesos (68 dólares) para la plata y 825 pesos (34 dólares) para el bronce, además de 1.650 (68 dólares) para los medallistas de oro en campeonato mundiales, 625 pesos (26 dólares) para los campeones panamericanos y 300 pesos (12,5 dólares) para los campeones centroamericanos.

También recibirán un estímulo los atletas y entrenadores retirados por las medallas ganadas en Juegos Panamericanos y Centroamericanos.

En el caso de los peloteros que juega en el campeonato nacional cubano, recibirán premios adicionales "por resultados", que irán desde 5.000 pesos (208 dólares) para los que participen en 70% de los juegos, hasta 1.000 pesos (41 dólares) por los líderes individuales de bateo y otras categorías. El equipo campeón será premiado con 65.000 pesos (2.700 dólares).

La nueva regulación estipula que el deportista puede ser contratado en el extranjero si "cumple sus compromisos con los equipos nacionales" y que "en el caso de la contratación en el exterior, se tendrá en cuenta que estén presentes en Cuba para las competencias fundamentales del año".

Así se excluyen los deportistas como Dayron Robles, campeón emblemático de la isla y titular olímpico de los 110 metros con vallas en 2008, quien tras pedir la baja del equipo nacional de Cuba viajó a Europa y fue contratado por el Club de Mónaco, afiliado a la Federación Francesa de Atletismo. En el mismo caso están varios voleibolistas cubanos que viajaron a otros países y ahora juegan con equipos en ligas extranjeras.

Las medidas entran en efecto para los peloteros en noviembre, cuando comience la temporada de la liga cubana, y el 1 de enero para el resto de los atletas.

El profesionalismo se erradicó en Cuba en 1961, dos años después del triunfo de la Revolución encabezada por el ex presidente Fidel Castro.