ISRAEL SANTACRUZ
8 de septiembre de 2013 / 03:12 p.m.

Guadalupe.- •El alcalde de Guadalupe, César Garza Villarreal, informó que 150 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública municipal fueron dados de baja al no aprobar las pruebas de control de confianza, mientras que permanecen dentro de la corporación solamente 600 uniformados.

Garza Villarreal destacó que la depuración deberá concluir el próximo 3 de octubre, fecha límite impuesta por el Gobierno federal para tener depuradas las policías municipales, por lo que presumió que se cumplirá con total cabalidad al ordenamiento federal, restando solamente 30 uniformados por recibir su acreditación o rechazo en pruebas de control de confianza.

"Nuestro reto mayor en este momento es la salida de 150 elementos por disposición de la ley que crea el Sistema Nacional de Seguridad Pública; esta salida nos está costando al municipio alrededor de 15 millones de pesos en indemnizaciones y, sin embargo, es algo que la ley establece para que todo elemento que no tenga su prueba de control y de confianza sea dado de baja el 3 de octubre.

"Nosotros ya vamos avanzados en el proceso, nos quedan alrededor de 30 elementos que, si no dan su resultado de aquí al 3 de octubre, van a ser dados de baja. Son elementos que presentaron sus pruebas de control y de confianza y que por algún detalle no la acreditaron y tuvieron que ser dados de baja", explicó.

El alcalde hizo el anuncio en la entrega mensual de apoyos a elementos policíacos con buen desempeño y en donde destacó que, además de los 600 uniformados con que cuenta la dependencia en materia de seguridad, se necesitan cerca de 400 más, y que buscarán sean dirigidos como elementos de proximidad en las colonias. Para esta labor, detalló que se buscará un programa de reclutamiento para que sean habitantes del mismo municipio los que tomen estos cargos y de esta forma laboren con mayor ímpetu en el municipio.

"Nos quedamos con alrededor de 600 elementos, nuestro nivel óptimo es de mil, necesitamos contratar al menos a 400 más y es un proceso que nos llevará de seis meses a un año", afirmó.

Aunado a ello, destacó que, para profesionalizar la dependencia, en el mes de septiembre se recibirán 60 unidades completamente nuevas, lo que señaló es el equipamiento municipal más grande en el primer año de gestión de los nuevos alcaldes, invirtiendo cerca de seis millones de pesos en 20 unidades, para completar cerca de 60 al mes de septiembre.