13 de junio de 2013 / 09:54 p.m.

Veracruz • Sin que hasta el momento alguna dependencia o empresa admita su responsabilidad en el asunto, ni las autoridades de Protección al Medio Ambiente estatal o federal intervengan, habitantes de la comunidad Benito Canales del municipio de Ixhuatlán del Sureste sufren pérdidas económicas y estragos en sus terrenos por un derrame de salmuera.

Germán Rosas Marroquín, representante ejidal de la comunidad Benito Canales explicó que las aguas saladas han provocado la mortandad de peces, diversas especies de tortugas y animales de corral que crían; temen la contaminación de sus pozos de agua y en consecuencia daños a la ganadería de la cual viven la mayoría de ellos y la pérdida de sus siembras.

El ecocidio es atribuido por los pobladores a la empresa denominada Sales del Istmo, cuyas instalaciones se localizan en Tuzandépetl, sin embargo esta empresa negó en comunicado ser los autores de la contaminación, rechazan contar con presas de almacenamiento de salmuera de donde pudiera haberse producido el derrame que contamina ya más de 50 kilómetros de un arroyo.

El derrame de salmuera al parecer proviene de los ductos de Petróleos Mexicanos, localizados en la misma localidad de Tuzandépetl, donde en 2011 se registró un hecho similar.

Sales del Itsmo asegura que el compromiso de la empresa con el medio ambiente está plasmado en el certificado de Industria Limpia que le otorgó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), en base al cumplimiento de la normatividad ambiental en todos los rubros, emisiones al aire, agua y suelo, desde los inicios del programa hace más de 30 años y que sigue vigente.

Rosas Marroquín explica que llevan una semana padeciendo el mal olor de los animales en descomposición que han muerto por causa del agua salada derramada que ya mató también especies como mojarras, guabinas, juiles, anguilas y camarones.

Las plantas se secan y las cosechas están en peligro de perderse por la misma situación.

Historia Vieja

En marzo del 2011 se registró en la zona un derrame similar de agua salada que se extendió dos kilómetros.

En esa ocasión PEMEX confirmó que el derrame de salmuera fue provocado por una fisura en uno de los ductos que van a sus instalaciones procedente de la Reserva Estratégica de Hidrocarburos Tuzandepetl y señalaba que el derrame provenía del ducto de 36 pulgadas de diámetro que va de la presa “B” a la las instalaciones de la presa “A” del Centro de Almacenamiento Estratégico de Tuzandepetl.

El problema fue controlado por los trabajadores que cerró dos válvulas y dejó fuera de operación la línea para su reparación.

El temor del nuevo caso de derrame de salmuera es porque el mismo pudiera llegar a las aguas del río Coatzacoalcos.

ISABEL ZAMUDIO