22 de enero de 2013 / 02:13 a.m.

La Dirección del Centro Histórico local solicitó al INAH una valoración de los daños para proceder legalmente contra quien o quienes resulten culpables.

 Oaxaca • Una pipa de agua, derribo de la plancha principal de Alameda de León en la Ciudad de Oaxaca, la estatua del emblemático General Antonio de León.

Ante los daños que sufrió la efigie la Dirección de Centro Histórico del Municipio de Oaxaca de Juárez solicitó al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), una valoración de los daños para proceder legalmente contra quien o quienes resulten culpables, así lo dio a conocer Joaquín Calderón Contreras, titular de la dependencia.

"Se recurrió al INAH para que emita un dictamen sobre los daños que presenta la estatua, debido a que esta es de bronce y solo en este instituto hay restauradores especializados en este metal. Después de tener el dictamen se procederá conforme al Reglamento General del Centro Histórico para la Protección del Patrimonio Cultural del Municipio de Oaxaca de Juárez, ya que la estatua está considerada como un monumento histórico y artístico", dijo.

La estatua fue derribada aproximadamente después del medio día de este 21 de enero, cuando una pipa de agua, propiedad de la Asociación de Abastecedores de Oaxaca A.C. iba a limpiar el área donde integrantes del Movimiento Unificador de Lucha Triqui (MULT) venden sus productos y al maniobrar mal presionó unos de los cables que sostiene un laurel de la Alameda y la jaló.

Al caer, la efigie afectó una luminaria de piso tipo guardacanto que se encontraba instalada en el lugar. Por la caída, la estatua presentó raspaduras y abolladuras menores en la parte trasera, así como unas afectaciones en la parte de los brazos de la estatua que ya habían sido resanadas cuando fue restaurada en 2011, luego de que un árbol la derribó.

Por lo anterior, elementos de Seguridad Pública que vigilan la Alameda y que se percataron del hecho, retuvieron la unidad, así como al conductor quien posteriormente fue presentado ante el Juez Municipal para tomar conocimiento del caso.

Esta es la segunda ocasión en que la estatua del General Antonio de León, esculpida por Miguel Noreña, y fundida por Jesús Contreras en 1886, es derribada del lugar que ocupa en la Alameda.

OSCAR RODRÍGUEZ