14 de marzo de 2013 / 12:28 a.m.

Monterrey.- • El crujir del concreto despertó a 19 personas, segundos después, tres domicilios del poblado Los Fierro se derrumbaron sobre la Carretera Nacional poniendo en riesgo la vida de sus moradores.

Los hechos ocurrieron tres días después de que los dueños de los domicilios advirtieron a la constructora “General Inmobiliaria”, sobre los ruidos que se escuchaban y las grietas que aparecieron en los domicilios.

“Hace tres días les advertimos que había grietas en las casas y que se escuchaba como crujía el concreto y no nos hicieron caso”, dijo María de los Santos Salazar.

Asimismo manifestó que los responsables de la obra solo les decían que iban a reparar los daños, terminando la obra en construcción.

Esta empresa es la encargada de las obras para la introducción de drenaje que se realiza sobre la mencionada arteria en los carriles de norte a sur.

Se estableció que las residencias se encuentran ubicadas sobre la calle Héroes del 47, cuyo patio da hacia la Carretera Nacional en la comunidad de Los Fierros, en Santiago, Nuevo León.

De acuerdo a las investigaciones, se estableció que el derrumbe ocurrió alrededor de las 21:00 horas del martes, luego de fuertes ruidos que alertaron a los moradores.

Las casas que se vinieron abajo son las marcadas con los números 113 y 112, mientras que una tercera sufrió daños estructurales y esta podría ser demolida.

En estos domicilios habitaban 19 personas, entre las que se encuentran Juana Álvarez Alanís, María Lourdes Guzmán Álvarez, Esteban Eduardo Durán Álvarez y Ramiro Villarreal Guzmán.

Asimismo otros moradores fueron identificados como María Guadalupe Salazar y María de los Santos Salazar, cada uno de ellos salió ileso en el accidente.

Trascendió que el accidente sobrevino cuando las retroexcavadoras de la mencionada compañía realizaban trabajos a la orilla de la carretera.

Sin embargo el retirar escombro y tierra provocó que el muró de concreto que había sido colocado en ese lugar (hace varios años) para soportar el peso de las viviendas se debilitó.

Esto ocasionó que repentinamente la pesada loza de concreto y acero se venciera y arrastrara las propiedades dañadas.

En cuestión de minutos los techos de estas casas, además de todo el terreno que era el patio trasero de las viviendas, se precipitaron al vació.

Tras los hechos, al lugar llegaron ambulancias de Protección Civil de Santiago, así como elementos de policía quienes acordonaron la zona para evitar una tragedia.

Alrededor de las 21:00 horas del martes, una hora después de los hechos, arribó el alcalde de ese municipio y su esposa.

El munícipe ordenó que las familias afectadas fueran llevadas a un albergue, pero los moradores decidieron pasar la noche en casas de sus familiares.

Asimismo se dispuso que el municipio correrá con los gastos más primordiales de estas familias, como lo es la renta de domicilios y trasladado de sus pertenencias al lugar donde habitarán momentáneamente.

Por otra parte, la empresa constructora y responsable del derrumbe se entrevistó con las familias afectadas y se comprometió a iniciar la reconstrucción de las casas dañadas.

Trascendió que esto llevara un tiempo aproximado a los dos meses, por lo que las familias afectadas esperan que esta empresa les cumpla.

Durante el derrumbe, un carril de circulación fue cerrado a la vialidad de norte a sur, ya que el muro de concreto quedó sobre el pavimento de la misma.

MARCIAL PASARÓN