ISABEL ZAMUDIO
21 de junio de 2013 / 01:12 a.m.

Veracruz • Las lluvias provocadas por la tormenta tropical Barry a su paso por territorio veracruzano afectaron con encharcamientos y algunos desbordes de ríos a 20 municipios de la zona centro y norte del estado, donde fue necesario evacuar a más de mil habitantes en riesgo; asimismo se determinó prolongar la suspensión de clases en todos los niveles educativos del estado, que reanudarán actividades hasta el lunes 24 de junio.

Xalapa, Veracruz, Boca del Río, Martínez de La Torre, San Rafael, Vega de Alatorre, Nautla, Tlapacoyan, Misantla, Acatlán, Actopan, Altotonga, Alto Lucero, Atzalan, Banderilla, Las Minas, Las Vigas, Naolinco, Tlalnelhuayocan y Tihuatlán reportaron encharcamientos severos, desbordes de ríos en zonas bajas, deslaves y en algunos casos inundaciones.

En la sesión extraordinaria permanente del Consejo Estatal de Protección Civil se dio a conocer que aún se cuantifican las afectaciones, pues las lluvias siguen siendo intensas y continuarán hasta este viernes.

Personal de Protección Civil realiza recorridos para evaluar los daños, con apoyo del Ejército cuyos soldados que pusieron en marcha en Plan DNIII, y de la Armada que activó el Plan Marina de Auxilio a la Población Civil en Casos y Zonas de Emergencia o Desastre, en su Fase de Prevención y Evaluación.

Los ríos que presentaron riesgo son el Bobos, Verde y el Quilate, así como el Carneros en la ciudad capital, también el río Sola y Platanar, por lo que fue necesario evacuar a familias de las comunidades de Martínez de la Torre, Tlapacoyan, Misantla y San Rafael.

En Banderilla, Las Minas y Las Vigas, cerca de Xalapa, se registraron encharcamientos e inundaciones que causaron daños a viviendas de algunas colonias.

Un centenar de refugios temporales fueron activados y en Tlapacoyan se desbordaron de manera parcial los ríos Bobos y Verde, generando afectaciones en las comunidades La Palmilla, Ixtacuaco y Rojo Gómez, por lo que algunos habitantes fueron trasladados a los refugios temporales de manera preventiva.

La ahora depresión tropical Barry que tocó tierra veracruzana al amanecer ha elevado el nivel de ríos de respuesta rápida, por lo que algunos de ellos alcanzan ya la escala crítica.

Más de 34 mil personas de todas las dependencias, incluidos los hospitales trabajan para garantizar la integridad física de la población, toda vez que las condiciones siguen tornándose inestables en la entidad por las lluvias que se presentan y que se espera persistan durante el fin de semana con valores puntuales superiores a los 150 ó 200 milímetros acumulados en 24 horas y asociadas con actividad eléctrica.