31 de marzo de 2013 / 03:26 a.m.

Cancún Centro  • Escoltado por un soberbio jaguar negro, José Juárez Gil, personaje emblemático de esta ciudad, lanzó una ofensiva física para tratar de recuperar un terreno del que es propietario, invadido por un grupo de paracaidistas que pretenden despojarlo.

Decenas de trabajadores quedaron demudados, al borde del pánico cuando "Pepe Tigre" –como es conocido Juárez Gil-- ingresó a la propiedad gritando que salieran antes de que los echara con el jaguar por delante.

Para los mayas el jaguar es animal sagrado, mágico guardián del inframundo, e infunde miedo cerval a los lugareños.

Juárez Gil explicó que quiere construir un zoológico para Cancún y tiene en ese terreno las Unidades de manejo para la Conservación de la vida silvestre (Uma), que establece la normatividad ambiental.

Algunos capataces de trabajadores que construyen una barda, intentaron cerrarle el paso, en una barahúnda de gritos y empujones e intercambio de insultos.

Juárez Gil llegó a Cancún, cuando la ciudad estaba en construcción. Vino como agente federal. Al jubilarse decidió establecer su residencia definitiva en esta ciudad y abrió un restaurante que, en la década de los setentas, exhibía en jaulas a tigres, jaguares y otros animales típicos. Se llamaba Tiger’s Restaurant.

Al reglamentarse la ley en materia de especies en extinción el negocio comenzó a declinar. Algunos socios se retiraron, pero Pepe Tigre decidió mantener a sus animales por su propia cuenta.

En 2005, cuando el huracán Wilma casi destruyó a este centro turístico, los tigres estuvieron a punto de morir de hambre en las jaulas en donde les mantenía su amo, pero Juárez Gil hizo un llamado a la sociedad local para reunir fondos y sostener a sus bestias.

En improvisada conferencia Juárez Gil, explicó que tiene los documentos y escrituras sobre el predio en disputa, de 42 metros de frente del terreno localizado sobre el kilómetro 12.5 del bulevar Luis Donaldo Colosio.

En 2011, el abogado Celestino Estrada azuzó a un grupo de ejidatarios que encabeza Alfredo González Palma, que ocuparon el terreno.

Pepe Tigre mostró documentos federales que le autorizan a tener animales, "¡ hasta elefantes!, ninguna autoridad puede pasar por encima de este documento federal", expuso.

Los que pretenden despojarlo, lo acusaron en 2010 de tener animales cautivos y a fines de 2011 la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), le despojó de una decena de tigres, leones y jaguares a quienes no alimentaba adecuadamente. Los animales fueron asegurados y llevados a distintos zoológicos del país.

En febrero de 2010, "Pepe Tigre" volvió a ser encarcelado por los invasores de su terreno quienes lo acusaron de despojo.

FERNANDO MERAZ