10 de junio de 2013 / 01:19 a.m.

Guerrero • Desde las diez de la mañana del domingo 9 de junio, el dirigente de la Unidad Popular (UP), Amos Justino Ozores Narciso no aparece, en tanto que el resto de la organización se alista para entregar las instalaciones del palacio municipal a funcionarios del gobierno estatal.

Sofía Lorena Mendoza Martínez, regidora de Desarrollo Rural y viuda de Arturo Hernández Cardona, líder de la UP asesinado junto a sus compañeros Angen Román Martínez y Rafael Banderas Román confirmó que desde las diez de la mañana, Ozores Narciso no es localizado en el plantón, en su domicilio particular ni en su teléfono celular.

Amos Justino es considerado sucesor de Arturo Hernández Cardona en la dirigencia de la UP, por lo que su participación en el movimiento para exigir justicia es determinante.

Mendoza Martínez manifestó que Ozores y otros dirigentes realizaba diferentes actividades encaminadas a liberar las instalaciones del ayuntamiento, que tomaron tras confirmarse e hallazgo de los cadáveres de Arturo Hernández y sus dos compañeros.

La toma del inmueble tenía como objeto reclamar el esclarecimiento de dichos crímenes.

“"Justinito"”, como se conoce en Iguala al dirigente Amos Justino, declaró a diferentes medios que un día antes de la desaparición de ocho integrantes de la UP, entre estos los tres asesinados, habían presentado ante la Fiscalía Regional de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) una denuncia de hechos, en ella señalaban que temían por sus vidas.

Amos aparece entre los activistas que firman la querella y en las entrevistas dio a conocer que recurrentemente sufrían amenazas en sus teléfonos celulares.

"Tenemos la copia en donde nosotros íbamos a comparecer el día 30, no fue posible porque el jueves 29 después de una protesta en la caseta, ya no volvimos a ver a nuestros compañeros", declaró el lunes 3 de junio, durante la toma del palacio..

La regidora Mendoza sostuvo que los integrantes de la UP viven en constante zozobra por lo ocurrido en los últimos días, por eso decidieron entregar el ayuntamiento al gobierno estatal, ya que desde el homicidios de los dirigentes no han tenido ningún acercamiento con las autoridades municipales.

Indicó que la entrega pactó con las autoridades estatales, con la condición de que no se presentarían denuncias penales contra los dirigentes de la UP.

“"La verdad es que ahorita no sabemos qué hacer, ya hay gente buscando a Justinito, estamos prácticamente en shock , si tenemos miedo, pero vamos a continuar con la exigencia de justicia"”, indicó Mendoza Martínez.

Agregó: “"No es posible lo que está pasando. No tenemos seguridad personal, lo que sí que hay patrullas del gobierno estatal que supuestamente están dando rondines cerca de nuestras casas, para cuidarnos, pero aún así tenemos miedo porque justinito no aparece"”.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN