25 de enero de 2013 / 03:04 a.m.

Una acción de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, en Las Choapas, provocó que un joven se lanzara a un río, en el que murió sin que lo auxiliaran.

 Veracruz de Ignacio de la Llave • Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal asignados a la Delegación Región 12 de Las Choapas, al sur del estado, presuntamente involucrados en la muerte de un menor de edad, se encuentran prófugos de la justicia.

Los seis policías al mando del delegado Francisco Javier Gómez López son señalados, junto con éste, de haber provocado la muerte del joven Dodi Vicente Sierra, de 15 años de edad.

El pasado 20 de enero, el menor y tres amigos suyos caminaban en las inmediaciones de la colonia Tancochapa, hacia el río del mismo nombre, en la congregación San José del Carmen, cuando 200 metros antes de llegar a su objetivo, elementos de Seguridad Pública del Estado, a bordo de dos patrullas, los interceptaron, accionaron sus armas y, por miedo, el joven se aventó al agua, donde murió ahogado.

A pesar de que pidió auxilio para que lo sacaran, los policías detuvieron a los jóvenes restantes y se fueron, mientras Dodi Vicente se hundía en el caudal del río. Su cuerpo fue rescatado tres días después.

Este miércoles, familiares y amigos llevaron el féretro hasta la delegación de Seguridad Pública y la Agencia del Ministerio Público investigador, donde lo velaron, reclamando justicia.

La madre del infortunado, Alicia Sierra Coello, pidió al gobierno estatal detener a los policías; sin embargo, los mismos desaparecieron de la zona sur del estado.

Con cartulinas demandaron castigo a los agentes de Seguridad Preventiva que persiguieron a los menores y dispararon, obligando a los mismos a tirarse al agua, pero Dodi no sabía nadar.

Ricardo Jiménez Ramos, de 16 años de edad, amigo de Dodi y quien lo acompañaba el día del incidente, explicó que caminaban cerca del río, cuando vieron que los policías los perseguían.

Se asustaron y empezaron a correr. “A mí me agarraron primero, me golpearon, me taparon la cara; solo escuché que mi amigo pedía ayuda y nadie lo ayudó”, narra el menor.

Después de que Dodi Vicente desapareció en el agua, los tres amigos fueron llevados a la delegación de Seguridad Pública y más tarde fueron entregados a sus padres, con el argumento de que los habían visto sospechosos, pero que todo se trató de una confusión.

Después de buscar el cuerpo, con el apoyo de buzos de la Armada y habitantes de la zona, el pescador Eusebio Gómez vio desde la orilla del río un bulto y al sacarlo se percató de que se trataba del cuerpo de una persona.

Avisó a Protección Civil, a cargo de Francisco Castillo Reyes, y rescataron el cuerpo de Dodi, que fue identificado por su madre.

Los policías involucrados se dieron a la fuga para no responder por los hechos ocurridos el fin de semana.

Personal de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia y elementos de la Agencia Veracruzana de Investigaciones, realizaron una inspección en el lugar donde presuntamente dispararon elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado para tratar de intimidar a los menores que corrieron con dirección al río, encontrando varios casquillos de arma de fuego.

La perito Mary Carmen Cervantes Lorenzana realizó una reconstrucción de hechos, donde estuvieron presentes los menores con sus padres. Hallaron en el sitio tres casquillos de armas de fuego calibre 9 y 38 milímetros.

Los familiares del occiso interpusieron queja ante la representación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en Coatzacoalcos.

ISABEL ZAMUDIO