16 de julio de 2013 / 06:13 p.m.

México • La dinamita musical que ejecutó Paramore en el Palacio de los Deportes durante poco más de hora y media de concierto desencadenó una locura permanente entre su público joven que brincó y bailó a ritmo de rock pop.

Hayley Nichole Williams y compañía conjuntaron dinamismo y fuerza para ofrecer una presentación ante 18 mil personas que se caracterizó por la energía que cada miembro de la banda estadunidense evidenció en el escenario.

Como preámbulo de una noche en la que se interpretarían canciones poderosas, la vocalista de pelo deslavado tomó una bandera mexicana para saludar a los presentes y entonar “Moving on”, tema de su más reciente álbum de nombre homónimo que vinieron a presentar a nuestro país.

Los asistentes se encontraban expectantes ante los movimientos de Hayley, que portaba unos leggings de animal print, combinados con una blusa negra y no fue hasta “Misery Bussiness” cuando la agrupación hizo explotar diversas emociones.

“Decode”, “Now" y "Renegade", eran las siguientes interpretaciones que iban acompañadas de saltos y gritos por parte de Jeremy Davis (bajo) y Taylor York (guitarra), quienes dominaban el entarimado moviéndose de un lado a otro y agitaban constantemente la cabeza.

En la pista del Palacio, los más acérrimos seguidores buscaban el mejor lugar para estar hasta adelante, por lo que los empujones y apretujones en la zona principal del inmueble era un espectáculo aparte.

Canciones como "Pressure" y "Ain´t it fun" si bien fueron bien recibidas, no superaron a “The only exception”, donde la mayoría de las personas prendió sus celulares y movió sus brazos de un lado a otro para corear el éxito de 2009.

La noche continúo con un repertorio variado de sus distintos álbumes y con "Anklebiters", la banda rompió lo establecido para subir al escenario a una docena de fans que no podían creer que estaban junto a su grupo predilecto.

"Still into you" acompañada de unos globos blanquiazules que invadieron el Palacio, "Proof" y "Brick by boring brick", culminaron el concierto.

IVÁN CASTAÑEDA