25 de septiembre de 2013 / 01:54 a.m.

Culiacán • No es cuestión de alarma las 430 mil hectáreas de diversos cultivos siniestrados en el país, tampoco hay riesgo de desabasto de alimentos o que haya una alza en el precio de estos, por lo que se está realizando un análisis en esta coyuntura para que no se afecte la economía familiar de los mexicanos, aseguró el Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez.

En una gira de evaluación de daños por el paso de la tormenta "Manuel" que realizó en Sinaloa, junto con el Gobernador, Mario López Valdez y el Subsecretario de Infraestructura Carretera de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Oscar Callejo, el funcionario federal reveló que en el caso de Sinaloa el sector más afectado es la acuicultura, toda vez que las granjas camaroneras que están produciendo el 75 por ciento del camarón que produce México fueron afectadas.

Dijo que son tres mil 282 hectáreas en Sinaloa afectadas, las cuales podrían elevarse a 5 mil pero contrario a lo agrícola no son zonas aseguradas, sin embargo se buscará la manera de apoyar a los productores, puntualizó.

El titular de Sagarpa indicó que de acuerdo a las cifras preliminares y levantamiento de los reportes técnicos tienen aseguradas en Sinaloa 208 mil hectáreas, de las cuales se determinará cuales están dentro del polígono del pago de seguros.

En el caso de la ganadería de vacunos fue donde no hubo pérdidas de consideración, sólo afectaciones menores en el ganado llamado traspatio.

Señaló que en el caso de Guerrero se cuantificó la pérdida de 10 mil cabezas de ganado.

"El agua todavía está ahí, no sabemos, finalmente estamos en el monitoreo, no lo consideramos un problema sensible, sí lo consideramos un problema de salud porque esos animales que quedaron muertos o ahogados, hay que hacer algo en materia sanitaria para que no generen un problema a esa comunidad, a los habitantes de esas poblaciones", enfatizó.

En dicha reunión, el diganóstico realizado de daños provocados por fenómeno natural que se presentó, suma una afectación a 175 mil sinaloenses, en nueve municipios, mil 500 kilómetros de carreteras, treinta y seis mil 871 viviendas, mil ocho escuelas y 387 mil árboles destruidos y equipamiento urbano, entre otros, para lo que se requiere 2 mil 276 millones, 759 mil 550 pesos para rehabilitar los daños.

Por su parte Oscar Callejo aseguró que ante la contingencia la mayoría de las carreteras y autopistas federales afectadas ya se han restablecido y están en operación.

Expresó que en la entidad un tramo de un sólo carril, de la maxipista Mazatlán- Culiacán se encuentra interrumpida la circulación, en el resto de las vías terrestres federales, el tránsito es normal,.Sólo 37 caminos trúncales que conectan con las carreteras requieren reparación.

"Hoy en día solamente un tramo carretero tenemos cerrado, que es el libramiento de Texpan, en la costa grande de Guerrero. Seguimos trabajando en la México-Acapulco, ahorita hay algunos desvíos sobre la carretera federal. Hasta ahorita, tenemos 980 caminos rurales, que son los que han estado afectados. Ése es el estatus que nosotros hemos dado".

En materia ferroviaria señaló que hubo algunos derrumbes, pero en general está restablecida, salvo el caso de Sinaloa que es donde hubo un poco más de afectaciones en algunos puentes y estructuras en los que ya se trabaja para su rehabilitación.

CYNTHIA VALDEZ