7 de septiembre de 2013 / 12:55 a.m.

La secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes, señaló que los decomisos se han llevado a cabo por las quejas de empresas cercanas a donde se han instalado los negocios de comidas, así como también a la proliferación de los mismos.

 

Monterrey.- • Tras el operativo realizado en puestos ambulantes de comida en el primer cuadro de la ciudad, el municipio de Monterrey descartó que exista una cacería de brujas en contra de los comercios informales.

Un día después de las acciones, la secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes Ortiz, indicó que los rondines de los inspectores en la zona y algunas quejas de empresas cercanas activaron los decomisos por parte de la Dirección de Comercio.

"No vamos por ellos, los operativos de comercio son de manera permanente y se dan en todas las áreas donde haya alguna violación a nuestro reglamento, independientemente sea cual sea el tipo de producto de venta que se tenga".

"Se realizó un operativo en la calle Ocampo y Rayón, donde también había ya un señalamiento por parte de algunas personas donde nos decían que había una gran proliferación de puestos de comida, lo cual estaba generando otro tipo de problemática", sentenció la funcionaria municipal.

Pámanes Ortiz refirió que todavía quedan varios puntos de alta concentración de comercio informal en el primer cuadro, por lo que anticipó que el reglamento vigente se hará cumplir, dando a entender con ello que los retiros de vía pública se mantendrán en las próximas semanas.

"Es un área sumamente amplia la que estamos nosotros revisando, pero vamos avanzando, cada uno de los sectores o de los puntos, que en algunos casos son muy álgidos, son de mayor movilidad de este tipo de actividad, pero vamos trabajando en ello, como es Colón, Madero, Juárez, Cuauhtémoc, etc. Y te estoy hablando solo del primer cuadro de la ciudad", comentó.

No obstante, la funcionaria destacó que a diferencia de ocasiones anteriores, los oferentes ya no tramitan recursos para evadir la acción de la autoridad municipal, lo que habla de un convencimiento para reubicarse a lugares donde puedan desarrollar su actividad, apegados a la ley.

"Vamos avanzando de manera muy positiva, creo que poco a poco también hemos ido creando conciencia entre los comerciantes informales para que acepten ya sea una reubicación o definitivamente el retiro total en el espacio donde ellos están trabajando".

"Ya no han recurrido a amparos, y eso es muy importante porque también esto se está trabajando más de la mano con la administración municipal", concluyó.

LUIS GARCÍA