20 de junio de 2013 / 10:39 p.m.

Monterrey • La inseguridad denunciada por la comunidad china radicada en Monterrey no afectará las inversiones de este país en Nuevo León, aseguró el titular de la Oficina Ejecutiva de la Gubernatura, Jorge Domene Zambrano.

El funcionario advirtió que los negocios de inversionistas chinos se limitan al giro de comida, pues en otras áreas de la industria su relación con el estado es prácticamente inexistente.

"La inversión china en nuestro estado ha sido mínima, por no decir que nula, la población china que tenemos en el estado es básicamente relacionada con temas de comida", aseguró el también vocero del estado.

Milenio Monterrey consignó las declaraciones del secretario general de Gobierno, Álvaro Ibarra, en las que advertía que las condiciones de seguridad estaban dadas para que esta comunidad y el resto de extranjeros mantuvieran sus actividades comerciales.

Domene insistió en esta versión y refutó los señalamientos de más secuestros cometidos entre los oriundos del país asiático, diferentes a los registrados el pasado fin de semana en el municipio de Apodaca.

El funcionario aclaró que se trata de rumores, por lo que emplazó a esas voces para que presenten una denuncia formal ante la Procuraduría de Justicia para iniciar las averiguaciones correspondientes.

El pasado martes, un centenar de ciudadanos chinos se concentraron en un negocio contiguo al Instituto Nacional de Migración, en la avenida Lázaro Cárdenas, para expresar su temor por una presunta ola de secuestros que los aqueja desde hace varios días.

De entonces a la fecha, la administración estatal mantiene un diálogo con la representación consular y los líderes de la citada comunidad, que suma cerca de mil integrantes, el cual se prolongará por el tiempo que sea necesario, según dejó entrever Domene.

LUIS GARCÍA