8 de diciembre de 2013 / 01:12 a.m.

Monterrey.- Pese a que la Procuraduría de Justicia lo investiga y la PGR ordenó su consignación, el municipio de Monterrey descartó separar de su cargo al capitán de Marina Florentino Pérez, director de Alcoholes, por el escándalo del bar El Catrín.

Sandra Pámanes, secretaria del Ayuntamiento, indicó que no valía la pena contestar el cuestionamiento en tal sentido, con lo que refrendó el apoyo de la administración al funcionario, acusado de violar un amparo en el citado negocio.

Indicó que para el municipio se trata de un asunto estrictamente legal, y rehusó opinar si el caso está envuelto en tintes políticos.

"No quisiera yo adelantarme a nada, vamos a estar en coadyuvancia con cualquiera de las autoridades en los niveles de gobierno como lo hemos venido haciendo", mencionó. 

LUIS GARCÍA