2 de febrero de 2013 / 03:50 p.m.

Monterrey.- Ayer solía ser cada año un día de fiesta porque celebraban el cumpleaños de uno del hogar, pero desde ahora será una fecha para el olvido.

Es la familia de municipio de García que perdió a tres pequeños que murieron intoxicados al suceder un incendio en la vivienda ubicada en el ejido El Fraile.

Los gemelos Jesús y Mauricio, de tres años, y Alondra, de 2 años, fueron velados en las capillas San Judas Tadeo.

Los rostros de Flor Leticia López Flores y Orlando Hernández, padres de los menores, reflejan el inmenso dolor por el que atraviesan, lo cual provocó que desfallecieran en varias ocasiones y requirieran atención.

Los familiares y amigos buscan las palabras para darles consuelo, pero nada es suficiente para detener el dolor.

En las capillas, acompañando a sus padres en todo momento, ha permanecido Christopher Noé, de seis años. Su inocencia lo mantiene alejado de la realidad que enfrenta al haber perdido a sus tres hermanitos.

El menor cumplió siete años ayer, y como cualquier niño de su edad deseaba un pastel que pedía a su abuelo materno, quien lo escuchó con ternura.

“"Quiero un pastel de fresa y unos tenis y unos zapatos, unos carritos y un tráiler”", dijo el menor.

La pareja, además de perder lo más importante, que eran tres de sus hijos, se quedó sin hogar.

“"No van a regresar porque se quedaron sin casa, van a tener que buscar una casa para rentar, pero el muchacho yo creo que no va a trabajar algunos días porque está muy mal; él y mi hija, los dos están mal"”, detalló el abuelo de Christopher don Eusebio López González.

El municipio de García les ha dado el apoyo con los funerales y el panteón municipal donde serán enterrados este sábado.

El alcalde aseguró que les proporcionarán una casa de renta que el mismo municipio pagará, mientras la pareja afectada logra reponerse a este hecho.

El último adiós a los tres angelitos será hoy a las 13:00.

REDACCIÓN