JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO
7 de septiembre de 2013 / 12:17 a.m.

Chihuahua • Tras continuar las protestas de los maestros en contra de la reforma educativa en el estado de Chihuahua, el gobernador, César Duarte Jáquez, advirtió categóricamente que no se tolerará que los niños se queden sin clases en esta entidad.

"La posición de la Secretaría de Educación es muy clara, no vamos a tolerar que los niños se queden sin escuela, ni que se entorpezcan las actividades de la sociedad, lo que me motiva a convocar a los maestros, de nueva cuenta, a buscar la tranquilidad de Chihuahua", dijo el mandatario.

Luego de que se tomara la caseta de peaje “Sacramento”, ubicada en el kilómetro 31 de la carretera Chihuahua-Ciudad Juárez, Duarte señaló que es potestad de la Secretaría de Hacienda proceder legalmente en contra de los maestros que realizaron estas acciones.

"Recordemos que los ingresos no le corresponden al gobierno del estado, sino que están establecidos en un fideicomiso", explicó al resaltar la postura de su gobierno ante esta nueva protesta realizada por varias decenas de maestros.

Mientras este viernes más de cuatro mil maestros ‘sufrieron’ el descuento de un día de salario, por abandonar las aulas el pasado miércoles para participar en la manifestación nacional, el gobernador chihuahuense señaló:

"Si lo que se busca es plantear un enfrentamiento, nosotros privilegiaremos el diálogo, pero no permitiremos que la anarquía le genere condiciones difíciles a los chihuahuenses", expresó al ser entrevistado en torno a la nueva protesta magisterial.

La protesta que hoy se cerró con la toma por varias horas de la caseta de peaje "Sacramento", inició desde la tarde de este jueves, cuando un grupo de maestros irrumpió en el edificio “Héroes de la Revolución” de esta capital.

En ese lugar, los profesores trataron de entrar por la fuerza hasta las propias oficinas del titular de la Secretaría de Educación, Cultura y Deporte, Pablo Espinoza Flores, quien previamente los había exhortado a mantener la calma para transitar por la vía del diálogo.

Sin embargo, más de 150 maestros hicieron caso omiso y se manifestaron de nueva cuenta, a pesar de las advertencias que se hicieron para que no dejaran las aulas, entre las que destacan, descuento salarial y sustituciones en las plazas abandonadas por los mentores.

En este sentido, advirtieron que continuarán con una serie de protestas hasta que el secretario de Educación, Pablo Espinoza Flores, los atienda “en la caseta” o en otro lugar, ya que este jueves se negó a recibirlos en su despacho, denunciaron los manifestantes.