9 de marzo de 2013 / 01:26 a.m.

La secretaria de Educación de Guerrero, Silvia Romero Suárez, recordó que no se puede pagar un salario no devengado, el cual tiene su origen en las contribuciones de la población.

 Guerrero • La titular de la Secretaría de Educación Guerrero, Silvia Romero Suárez, confirmó que no tiene más alternativa que la aplicación de descuentos salariales a los maestros que están involucrados en el paro laboral.

Romero Suárez lamentó que los mentores que participan en el movimiento impulsado por la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero, no hayan asumido el planteamiento hecho por el gobierno, en el sentido de sostener una reunión, en la que se diera a conocer la liberación de uno de los dos edificios que mantienen bajo su control desde el pasado 25 de febrero.

Destacó que ya es necesario que se liberen algunas oficinas, ya que hay miles de trabajadores y ciudadanos esperando que se reinicien las actividades administrativas, unos para desahogar sus pendientes, los otros para dar seguimiento a trámites que son importantes, como la liberación de jubilaciones.

Por esa razón, dijo que la Contraloría Interna de la SEG ya inició los procedimientos administrativos en contra de los profesores involucrados en el paro, así como en las marchas, bloqueos de avenidas y tomas de edificios públicos.

De acuerdo al reporte que recibió esta mañana, Romero manifestó que oficialmente hay mil 100 escuelas cerradas, lo que implica la participación de casi diez mil profesores en el paro y el abandono de 168 mil estudiantes de nivel básico.

Recordó que el salario de los profesores, al igual que de los funcionarios y representantes populares, tiene su origen en las contribuciones de la población, por eso indicó que no se puede pagar un salario no devengado.En esa parte sostuvo que los descuentos salariales ya son inminentes.

Manifestó su disposición al diálogo en el interés de alcanzar acuerdos, pero reiteró que con posiciones radicales no se podrá llegar a ningún acuerdo que sea positivo para el sector educativo.

La sanción económica para los paristas, dijo, podría tener efecto en la primera quincena de marzo.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN