EFE
12 de abril de 2013 / 02:06 a.m.

Ciudad de México • Lejos de sentir que cada día está más consagrado dentro del mundo de la música, el cantante mexicano Cristian Castro dijo hoy que prefiere sentir que este es el comienzo de su carrera y nunca perder la inocencia ni las ganas que tenía al principio.

"Esa inocencia del principio no la quiero perder nunca y no voy a sentir que ya me merezco más o que soy más, porque ¿para qué hacer eso? Pierdes muchísimo tiempo", dijo el artista en una conferencia de prensa en Ciudad de México.

A sus 37 años, el mexicano acaba de presentar un disco en directo, "En primera fila. Día 1", un compendio de sus canciones más representativas como "Azul", "Agua nueva" y "Vuélveme a querer".

"Es mucho mejor pensar que eres el del principio, siempre con hambre, siempre con inocencia, siempre empezando de cero, nunca empezando de arriba", insistió el cantante, que lleva toda la vida en los escenarios desde que era un niño.

Castro aseguró que no le parece buena idea estar en el primer lugar, y que lo que quiere en su vida es "conservar el vuelo".

"Lo que quiero es pasar desapercibido pero siempre estar, que otros sean los protagonistas, pero yo siempre voy a estar. Eso es lo que me interesa a mí, eso es lo que quiero, volar siempre, porque si me detengo no me gustaría", añadió.

En este nuevo trabajo, grabado en un concierto especial en Los Ángeles, hace duetos con los mexicanos Ha Ash, Reik, Leonel García y su madre, la cantante y actriz Verónica Castro, una experiencia que al artista le resultó "muy emocionante".

"Cantar con mi mamá era importantísimo para este disco, dejarlo para siempre. Aunque sea muy reiterativo mi agradecimiento con mi mamá, no me importa", dijo el artista, quien contó que aunque a veces le piden que deje de hablar de ella "es imposible".

Casado y divorciado dos veces, Castro no se negó a hablar de su vida privada y contó que se encuentra en busca del amor pero que actualmente no es correspondido por una mujer a la que siempre ha amado.

Tras un polémico juicio por la custodia de sus hijos fruto del matrimonio con su segunda mujer, la argentina Valeria Liberman, Castro aseguró que su relación con ella es mejor y que siempre va a tratar de tener una amistad con ella, ya que "hay que tener disciplina también para eso".

"Por más rollo que haya habido en el juicio y más despecho que haya habido, a mí no me importa el despecho de las mujeres; siempre lo va a haber. Cuando ya no la quieres, la mujer siempre se te arranca muy fuerte. A mí no me da miedo que se me arranquen", dijo.

Después de vivir durante años en el extranjero, el cantante confirmó que vuelve a vivir a México porque "se acabó el ciclo de andar explorando" y porque extraña mucho su país.

Sobre sus planes para el futuro, el artista contó que está trabajando en un nuevo proyecto más "experimental" en el que va a explotar su faceta de cantautor y algo más rockera, un proyecto que planea sacar antes de que acabe el año.