7 de agosto de 2013 / 04:22 p.m.

En declaraciones al vespertino londinense "Evening Standard", Mills admitió que los "spurs" quieren mantener al galés en sus filas, aunque, si "está desesperado" por irse, "no se le puede forzar a jugar".

"Deseamos de verdad que Bale se quede. Si un jugador está desesperado por marcharse, es muy difícil forzarle a que se quede", manifestó el director del Tottenham, que podría ingresar una cantidad récord superior a los 100 millones de euros por la venta del extremo al Real Madrid.

"Hemos visto el mismo caso en otros equipos. Incluso con contrato firmado, no puedes forzar a nadie a que juegue para ti", lamentó Mills.

Bale, de 24 años, renovó el pasado verano con los "spurs" hasta 2016 con un sueldo de 75.000 libras (87.000 euros) a la semana, pero desde hace varios meses el interés que su calidad ha suscitado fuera de Inglaterra ha alejado su futuro del White Hart Lane.

Pese a que se ausentó del último amistoso que el Tottenham disputó contra el Mónaco de Radamel Falcao, el galés se presentó ayer en el campo de entrenamiento de su todavía equipo, donde pasó cinco horas.

EFE