ÓSCAR RODRÍGUEZ
17 de mayo de 2013 / 01:48 a.m.

Oaxaca • La Suprema Corte de Justicia de la Nación dictó un acuerdo en el que desecha supuestos legales propuestos por el gobierno de Chiapas en su pretensión de invadir los municipios oaxaqueños de San Miguel Chimalapa y Santa María Chimalapa, puesto que existen lagunas legales que de acuerdo al artículo 104 del Código Federal de Procedimientos Civiles hacen improcedente la demanda.

La resolución es una respuesta a la petición de Chiapas para que el gobierno de Oaxaca presentara el Título Primordial de 1867, el cual ampara la propiedad de ambas demarcaciones.

Sin embargo, la corte consideró inadecuado este requerimiento, pues en la demanda inicial de la controversia constitucional presentada por Oaxaca el 29 de noviembre de 2012, se anexó una copia certificada del Título Primordial de San Miguel y de Santa María Chimalapa otorgado el 24 de marzo de 1687 por la Corona Española.

Esta determinación fue ratificada por el entonces presidente de la República, José Joaquín de Herrera, el 15 de marzo de 1850, y nuevamente avalado por el entonces mandatario Gustavo Díaz Ordaz, en 1967.

De esta forma, ante lo dicho por la SCJN, la controversia constitucional presentada por el estado oaxaqueño continúa articulando acciones y estrategias jurídicas que garanticen que no se vulnerará ni arriesgará la soberanía del estado.

Antecedentes de la invasión

Durante los últimos 70 años, el gobierno de Chiapas persistentemente ha realizado una invasión del territorio oaxaqueño. Antecedente de ello es que en los años 40, la entidad vecina invadió decenas de aserraderos creando alrededor de 28 ejidos, a lo cual se suma que en la actualidad no existe una legislación que emita o determine la extensión territorial y de límites de los estados.

Esta situación derivada de conflictos de delimitación de territorios se ha agravado en las últimas décadas. Llegó a uno de sus puntos álgidos en 2011, cuando el gobierno de Chiapas solicitó como propios los municipios de Santa María y San Miguel Chimalapa.

Ante la negativa del gobierno oaxaqueño de ceder parte de su territorio, y al emprender una lucha jurídica por la defensa de sus pueblos, el gobierno de Chiapas interpuso una contrademanda donde destaca la pretensión de apropiarse 17 municipios oaxaqueños:

Chahuites, San Pedro Tapanatepec, Santo Domingo Zanatepec, Asunción Ixtaltepec, Matías Romero, San Juan Guichicovi, Barrio de la Soledad, Santa María Petapa, San Miguel Petapa, Guevea de Humboldt, Santiago Ixcuintepec, Santiago Yaveo, San Lucas Camotlán, San Pedro Ocotepec, San Juan Cotzocón, San Miguel Quetzaltepec y San Juan Mazatlán.

En tanto, se consideran invadidos los poblados de San Miguel y Santa María Chimalapas con la instauración del municipio Belisario Domínguez.

Ante ello, se formuló una respuesta con evidencia cartográfica, jurídica e histórica de los limites oaxaqueños, por lo que la SCJN aceptó tres de los cuatro puntos limítrofes centrales propuestos por Oaxaca, que son Barra de Tonalá, El Chilillo y el Cerro de la Jineta, quedando por resolver el cuarto, que corresponde al Cerro de los Mixes.

Ante este panorama, la Secretaría General de Gobierno se ha mantenido firme para salvaguardar lo que a juicio del gobierno oaxaqueño es patrimonio de los pueblos zoques, para buscar soluciones de fondo al conflicto e instrumentando un proyecto de civilidad y fortaleza ciudadana que coadyuve a generar las condiciones de paz social necesarias para Oaxaca.