5 de marzo de 2013 / 04:02 a.m.

Monterrey.- • Luego de exhibirse que su administración ocupa el tercer lugar entre los municipios más endeudados del país, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, prometió no contratar deuda adicional durante el año y concluir a la brevedad con la reestructuración de pasivos.

Y, aunque la renegociación inició desde hace meses, primero la polémica por la contratación de un bróker y recientemente las condiciones en que se efectuará el intercambio de flujos de caja a futuro en uno de los créditos ha retrasado la conclusión del proceso.

"“Estamos viendo en particular un crédito en específico que tiene un swap (permuta financiera), ese es en el que estamos con un poco más de trabajo, pero estamos trabajando y esperemos que pronto ya podamos tener el resultado"”.

? ¿Los otros ya fueron reestructurados?

“"La reestructura se va a hacer completa, pero estamos trabajando por separado cada uno de los créditos"”, indicó.

Sin establecer un plazo determinado, Arellanes confió en que “"ya es cuestión de semanas”" para completar la reestructura de más de dos mil millones de pesos, avalada por el Cabildo regiomontano desde el año pasado.

“"Estamos en proceso de reestructuración, el tesorero del municipio sigue con los trabajos con los distintos bancos con los que se cuenta con un crédito y estamos en ese proceso, ya estamos por finalizarlo.

La alcaldesa refirió que, de utilizarse el monto de financiamiento aprobado por los diputados locales en diciembre pasado, superior a los 300 millones de pesos, sería exclusivamente para los proyectos sociales contenidos en el dictamen.

"“No, de momento no se tiene contemplado (contratar más deuda), hay un techo que tenemos ahí, posiblemente lo vayamos a utilizar, pero en cuanto a infraestructura, es lo que estamos analizando, pero tiene que ser infraestructura de acuerdo a la normativa que señaló el Congreso del Estado"”, sentenció.

Milenio Monterrey consignó que los municipios de Nuevo León son los segundos más endeudados del país, al acumular pasivos por cinco mil 381 millones de pesos al cierre de 2012, cantidad solo por debajo de la reportada por los ayuntamientos de Jalisco.

Cuestionada al respecto, la munícipe panista aseguró que esta carga la tendrán que enfrentar durante los años que le restan a su gestión, tras aceptar que fue una deuda heredada.

"“Es una situación financiera que hay que hacer frente y estamos trabajando, lo más importante aquí es que estamos tomando las medidas necesarias para poder tener los recursos que requiere la ciudad"”, expresó.

LUIS GARCÍA